PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 25 de marzo de 2011

MI CALLE


Mi calle
es preludio de todas las tormentas.
¿Cómo hacer el verso que habite
la densa calma de tu noche
y, sin manchar los callejones,
recorrerte a ciegas las esquinas?

¿Y cómo desoír su canto fatigado?

Mi calle,
cuna de todos los colores,
sabido laberinto tantos años.
¿Cómo dejarte sola, amiga,
cómplice de tantas soledades?

Regreso, con cicatrices recientes,
al lugar de la vida,
foro incansable de extravíos,
club de selectos desahuciados.

Y en la mesa de tantas horas,
reaprendo las páginas oídas
- u otras -.
Leo ojos,
abrigo un viento helado.

Mi voz baja me piensa el instante
cuando ingenua, sin espejos,
llora:
................¡cómo han cambiado!

miércoles, 16 de marzo de 2011

EL BESO


Viajo porque, como la flecha del centauro,

mi signo es el camino que trazo.

Viajo cuando quiero calmar dolor,
cuando mis ojos necesitan tiempo.

Viajo, siempre viajo,
desde hace tanto...!

Quiero que me llames hombre,
como fue la raíz de la tierra,
hembra,
macho,
salobre y vida.

Llámame desde tu sexo o desde el ser primero.
Llámame cuando la noche no te abrigue,
cuando dejes los pies colgando
en la azotea del olvido.

Llámame como a la vida.

Si te aviso de mi ausencia,
rozaré tus labios con un beso de fuego
que no olvidarás.

Vendrás luego a mi

y buscarás la esencia del beso,
la que no existe,
porque está donde lo más oscuro,
allá donde no se va ni se besa.
Allá donde la vida es
tan fría, tan caliente,
que nada la puede habitar.

Es allá adonde viajo.

sábado, 12 de marzo de 2011

martes, 8 de marzo de 2011

POESIA EN SIDECAR 3 de Marzo (1)

video

Queridos amigos: gracias a nuestro cámara de lujo, Santiago Solano, puedo dejaros hoy la primera entrega del recital de POESÍA EN SIDECAR del día 3 de Marzo.

Más adelante, otros fragmentos del vídeo que se grabó, se colgarán en este u otros blogs.

De momento, para quienes quieran recordar aquellos momentos o bien para quienes no pudieron asistir, aqui queda la constancia de lo que para mí fue una noche inolvidable.

¡Gracias Santiago!