PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 16 de diciembre de 2008

La ignominia



El contraluz del espino atraviesa el rostro olvidado.
Se funde en naranja el amanecer tras la alambrada
y la esperanza se ausenta hoy, como cada día.

Que las cárceles no conocen elecciones,
ni el sabor de la sangre entiende de promesas.
Sino de años anónimos contra el mar,
contra pronóstico.
En contra del olvido.

¿Quien sabe si su vuelo
pasó territorio neutral o conveniente?.
Pasó, y llegó, y el chasquido de las rejas,
como el del látigo,
queda suspendido en espera del siguiente ruido
que hiere
que mata.

Se recorren los barrotes y el bosque
que forman se enmaraña con la vida
y, así, crea una danza entre los dos,
cuerpo y espinos,
olvido y esperanza
hasta la muerte del tirano.

3 comentarios:

Gato dijo...

¡Joder, Manolo! qué certero, qué estremecedor.
Brindo contigo por la libertad, por la justicia, por lo decente al menos.
Seguimos teniendo pendientwe la revolución de verdad para no tener que estar siempre de rodillas.
Mi abrazo y mi complicidad
Enrique Gracia

Pilar dijo...

Me cortan el aliento muros y alambradas.
Rompedor, lleno de realidad, como siempre.
Un beso...

rosa dijo...

Directo al estómago; y el que pueda digerirlo, que se atreva....

Buen trabajo corazón