PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 13 de julio de 2010

Cuando éramos más jóvenes

Este es mi homenaje a alguien muy especial. Casi 45 años más tarde, ahí seguimos, después de haber pasado varias vidas y esperar con ilusión las que nos queden.
Escrito con sus propias palabras, porque siempre es bueno hacer memoria



Cuando éramos más jóvenes
construimos la vida con música de fondo.
Compartimos una novia y también
confesamos juntos nuestros pecados.

Cuando éramos más jóvenes
el tiempo de vivir se nos gastaba
entre vinos peleones y promesas
de un siempre fiel, sin avalista,
y de un ahora, en el que amigo era
más que todo y algo así como nada.

Cuando éramos más jóvenes
no siempre supimos elegir, pero elegimos
las noches en color y las canciones
con que ahuyentábamos el miedo.

Luego colgamos adornos brillantes
que fueron demostrando al calendario
que existen agujeros en el alma
y otros vacíos que nunca se llenan.

Supimos que el amor no es para siempre;
que Dios se parece mucho a una tarde
de libro y soledad, y que los actos
son como el recibo del gas: se pagan.

Y, sin más referencia,
........se nos pasó la vida.

9 comentarios:

Pilar dijo...

Bueno, me encanta es poco, es que me llega tantísimo este poema. Me gusta cuando dejas que se vea como eres...
Gracias por compartir este pedacito de ti. Un beso grande

Nelken Rot dijo...

Tu poema sabe a vino gran reserva, se acabaron los vinos peleones, verdad?

Tal vez el paso de la vida nos esté dejando eso, un mayor gusto por las cosas buenas, los valores como la amistad y el buen vino. Burguesía doméstica que nos quieren quitar en breve.

Aunque pase la vida, qué bueno si ésta está bien vivida y en compañía.

un abrazoooooo

Nel

Jesús Arroyo dijo...

Manuel:
Puro escaparate de cristal limpio.
Abrazos.

La Solateras dijo...

Si tengo que elegir un verso es este: que Dios se parece mucho a una tarde de libro y soledad. Pero mejor no elijo, me lo quedo entero.

Un beso

Rosa dijo...

Me temo que no puedo ser objetiva en esta ocasión… Ya sé que casi nunca puedo serlo, pero en esta ocasión los recuerdos me juegan una buena pasada y me hacen revivir el primer encuentro con los dos (como no podría ser de otra manera).

Creo que os quise desde siempre. Tal vez porque junto a vosotros era capaz de creer que había algo mas allá de lo que nos contaban.

Tal vez porque aprendí que, fuera de la familia, existe otra forma de amar, sin pedir nada a cambio.

Tal vez porque fuisteis ese espejo al que preguntar por qué yo no era capaz de elegir la noches en color o el "ahora"...

Hermoso recuerdo. Hermoso poema Manuel. Hermoso en todas sus aristas.

PD. Por si alguno lo ha dudado, quiero aclarar que yo no era la novia compartida (jajaja!.

Mari Carmen Azcona dijo...

“que Dios se parece mucho a una tarde
de libro y soledad, y que los actos
son como el recibo del gas: se pagan.”

Gran canto a la AMISTAD tan difícil de encontrar y mantener en el tiempo. Compartir la vida...Con todo lo que lleva implícito estas palabras de dar todo a cambio de nada, de poner la mente y el corazón al servicio del otro cuando hace falta y cuando no, de empuje ante la consecución de los sueños y apoyo cuando la realidad nos lo niega...Cuídalo Manuel como a la más preciada joya.


Qué sigáis compartiendo vidas y regalándonos magníficos versos.

Besos, abrazos y mi enhorabuena para los dos.

Anónimo dijo...

Dios !!cuántos recuerdos me trae lo del vino peleón....sentados sobre cajas de cervezas en un lugar que, aunque lóbrego, tenía una luz intensa que emanaba de la amistad, del cariño, de la música de alguna guitarra , de nuestra juventud optimista......EL COSECHERO ( creo que se llamaba )
m.d.a

luismi dijo...

FELICIDADES. GRAN POEMA, SINCERO, DIRECTO Y PROFUNDO. MUCHAS GRACIAS.
LUISMI

Anónimo dijo...

"Paraules d'amor senzilles i tendres..."

Amor a los descubrimientos, a los proyectos, a los sueños.

Amor, ahora, también, a la memoria.

Port