PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 14 de septiembre de 2010

Por encima del agua



No me vio
......—y no me equivoco—
por encima del hecho del agua.

Evoca un espejo,
deambula entre calles,
busca refugio en las luces,
.............................corre...

No quiso forzar nuestro encuentro.

17 comentarios:

La Solateras dijo...

A veces no queremos ver lo que está ahí, para nosotros.

Yo sí quiero verte -veros- y espero que sea pronto.

Un beso

Pilar dijo...

A veces tus poemas parecen una adivinanza, yo soy muy curiosa, ya lo sabes, pero como no me vas a contar que pensabas cuando lo escribías...jaja.me quedo con que me gusta y que me desconcierta.
Un besico

Anónimo dijo...

Creo que hablas del destino, y me encanta como lo describes. Pero no importa si estoy equivocada en mi apreciación. De lo que no cabe la menor duda es de que hay mucha belleza en tus palabras.

Un beso, Manuel.

Mila

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Manuel:

Este poema deja muchas ventanas abiertas. En cualquier caso, nunca debemos forzar nada, tampoco dejar desapercibido aquello que creamos pueda ser bueno para nosotros.

El suspense siempre es un input para que el lector ponga en marcha su mente e interprete.

Me ha gustado mucho tu poema.

Un abrazo,
Cris.

Rosa dijo...

Humm!!!. En cuanto me doy la vuelta, me sorprendes con alguna de las cosas que tienes guardadas en ese cuaderno tan tuyo y dejas caer en el momento mas insospechado.

Siempre me gustó el sentimiento que provoca en mí este poema y ahora al verlo colgado en el blog me dejo llevar, de nuevo, por sus calles hacia el refugio de la luz.

Un placer este encuentro...

Un beso

Montse dijo...

Qué sugerente, Manuel, y qué bien aderezado con esa maravillosa canción… Música con música cuando los astros completan el puzzle y la lira de Orfeo canta su baile. Apreciar esos momentos de belleza es el don, y el premio, reservado a los poetas que como tú saben rescatar esos instantes en los que todo está dicho sin que medie una sola palabra. El lenguaje está hecho entonces de tierra, de agua o estrellas, de la naturaleza que habita y habla en tus poemas más allá de las palabras. Por eso los disfruto tanto, y este me ha gustado especialmente.

Nos vemos pronto, eh?
Un fuerte abrazo
Montse

Manuel dijo...

¡Que dificil es recoger tantos y tan hermosos comentarios en un sentimiento!.

El poema es, en sí, la soledad. La voz del silencio en medio del agua.

La ciudad es un bosque, tantas veces inhóspito que nos hace correr entre su enramada. Buscando, buscando febrilmente, a veces empapados por esa lluvia que nubla la mirada y se mezcla con un llanto antiguo, el de siempre, el de los siglos.

La imagen. Nuestro objeto, ajeno al absurdo trance, como en un universo paralelo. Como siempre, en su nube de seda.

Solo me puedo salvar con una proposición increíble. Y, así, me siento acompañado. O perdonado.

Así me quedan fuerzas para alcanzar el día siguiente.

Gracias Ana, porque siempre estas aqui.

Gracias Pilar, aunque te sea incomprensible este desbarre.

Gracias Mila, porque la frescura de tu presencia siemrpe es un buen bálsamo.

Gracias Cris,porque estoy seguro de que, tras ese suspense, tú sabrás poner la imaginación que se necesita.

Gracias a ti, Rosa. Este poema me lo trabajaste mucho y me costó cincelarlo a golpe de conversaciones y de buenos criterios. No se si quedó como debe. Simplemente quedo como es.

Montse, tu presnecia aqui siempre está llena de sugerencias intensas. Música con música. Tu amada constelación podrá verse en una noche de rio y luna. Aunque la mucha luz que nos acompañará impida que ciertas estrellas diminutas brillen.

A todas, un beso.

Mónica López Bordón dijo...

Querido Manuel:

Me encantó conocerte ayer. Bello tu blog firme tu poesía. Este poema es especialmente sutil.

Bss
Mónica

Manuel dijo...

Que alegria verte por aqui tan pronto, Mónica. Espero que sea el cominzo de una hermosa comunicación.

También a mi men encantó conocerte.

Besos

poetapijo dijo...

A veces, la cortina de agua es demasiado tupida.

No queda más que descorrerla con palabras.

Fue un placer conocerte.

Un abrazo

Manuel dijo...

A veces, poeta..., el agua es solo una excusa para no ver.

O la letra del indulto.

Sea como sea, me alegra tu visita. Un abrazo. Para mi tambien fue un placer compartir esas horas de encanto contigo.

Mari Carmen Azcona dijo...

Querido Manuel, no me creerás, pero llevo muchos días delante de este poema. Es cierto que veo un encuentro que pudo ser y no fue...pero desde el primer día me he quedado prendida de estos versos y no sé salir:

“ Evoca un espejo,
deambula entre calles,
busca refugio en las luces,
corre...”

Tú hablas de soledad, y así será eres el autor, pero yo percibo la huída de uno mismo, buscando refugio en el anonimato de las luces de una ciudad. Esa es la cara que me devuelve el prisma de tus versos, o es la que quiero ver, o el otoño que envuelve de nostalgia mi mirada, o...lo que importa es que me gusta este poema.

Besos y abrazos.

Manuel dijo...

Querida Mª Carmen, que alegría verte por aqui!.

Creo que, por una vez, lo explicaré. Y se me antoja hacerlo porque eres tú, porque tú eres quien has entrado hoy, posiblemente Otoño, aventurando tu sentimiento.

Y uno que está carente de sentimiento se hace sensible a estas cosas.

Este poema nació de otra forma. De hecho no acababa con ese "no quiso forzar nuestro encuentro". La versión original decía "no quisE forzar nuestro encuentro".

Yo es que soy más bien prosaico - creo -. O sea, que refleja una situación en la que estuve seguro de que "ella" no me vió o no quiso verme y yo no quise forzar ese encuentro. ¿Qué quiere decir "por encima del hecho del agua"?. Si, es la clave de estos versos.

No me vió, a pesar de que toda la humedad se derrama en un recuerdo, en un deseo. Podría haber sucedido, pero no fue. Por eso a mi me parecía más correcto el "no quise forzar nuestro encuentro". Pero se quedó de esta otra manera. No me importó quedar como sujeto pasivo de la historia.

Una vez explicado, espero que dejes de pensar que el Otoño te ha puesto obtusa. Será cosa de las luces, creo yo...

Un beso.

Anónimo dijo...

Pura sugerencia. En ese mundo nuestro cuyas calles se trazan en el alma. Y unas veces llueve, otras hace aire, algunas nos calienta el sol. Corto e intenso, como el resumen de una bella película. Y esa canción...que tanto conlleva.

Port

Jesús Arroyo dijo...

Un poema, Manuel, que da y recibe latido.
Si se lee repetidamente, el corazón se acelera.
Abrazotes.

Manuel dijo...

Querido Emilio, tu haces que este poema parezca algo más de lo que es.

Lo cierto es que es un ladrillo más de esta red que tejemos con tanto cariño.

Manuel dijo...

Cuida tu corazón, querido Jesús, que luego me harás cuidarte!.

Gracias por tu visita y tu cariñoso comentario.