PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 5 de octubre de 2010

Esto está dedicado a una persona muy valiente: Si ha de ser así, sé bienvenida, como en este nacimiento de agua que muestra la imagen que un día te tomé.


Si me dices adiós
quiero que el día sea limpio y claro.
Que ningún pájaro
rompa la armonía de su canto.

Que tengas suerte
y que encuentres lo que te ha faltado en mí.

Si me dices te quiero
que el sol haga el día mucho más largo,
y así robar tiempo al tiempo
de un reloj parado.

Que tengamos suerte,
que encontremos todo lo que nos faltó ayer.

Y así toma todo el fruto que te pueda dar
el camino que, poco a poco, escribes para mañana.
Que mañana
faltará el fruto de cada paso
por esto a pesar de la niebla, hay que andar.

Si vienes conmigo
no pidas un camino
llano, ni estrellas de plata,
ni una mañana lleno de promesas;
solamente un poco de suerte
y que la vida nos dé un camino bien largo.

("Que tinguem Sort". Lluis Llach)

11 comentarios:

Santiago Solano dijo...

EN EL PROCESO DE RECUPERACIÓN DE LA ESTRUCTURA DE ESTA BITÁCORA SE HAN PERDIDO LOS COMENTARIOS A ESTA ENTRADA QUE SE SIGUE:




La Solateras dijo...
No me atrevo a poner ni una letra en este poema. Sólo, con un enorme respeto y cariño, que es una hermosa despedida.

Un abrazo
1 de octubre de 2010 09:23

Jesús Arroyo dijo...
Me parece, querido Manuel, una oración al QUERER.
Un abrazo.
1 de octubre de 2010 09:53

Rosa dijo...
Gracias. Será un placer tenerte a mi lado en esta nueva vida que espero poder comenzar pronto y con buen pié… Los cambios siempre son difíciles, pero hoy ha llegado por casualidad –como casi siempre sucede con estas cosas- un texto que decía: “… Lo único que no cambia es el cambio. La vida es movimiento; de lo contario estaríamos muertos…” Y yo, lo prometo, estoy muy viva….
Un beso y mi admiración agradecida por tu entrada cielo
1 de octubre de 2010 15:16

Anónimo dijo...
¡¡Uy, cuánta belleza!! "A pesar de la niebla, hay que andar". Manuel, con frases como ésta, el destino sólo necesita un pequeño empujoncito. De todos es sabido que la vida está llena de trampas y caminos oscuros. Sin embargo, tener cerca a alguien como tú hace que el día sea tan claro como esos sentimientos tan hermosos que dejas impresos en tus versos. Enhorabuena a ti, y felicidades al corazón destinatario.

Un fuerte abrazo.

Mila
1 de octubre de 2010 16:19

Manuel dijo...
Gracias, gracias, gracias... queridos amigos.

Transmitiré al momento vuestras felicitaciones a mi querido Lluis Llach, autor de la canción que acompaña esta entrada, cuya letra me he atrevido a tradudir del catalán, porque me parece de una belleza impresionante.

Besos bien distribuidos.
1 de octubre de 2010 17:35

Anónimo dijo...
Llega la recompensa a tantas lágrimas derramadas, a tantas noches sin dormir. Mi enhorabuena es para tí.
2 de octubre de 2010 13:06

Laura Caro dijo...
Qué bonito es el amor
y qué bonito lo escribes.
Un abrazo a los dos.
2 de octubre de 2010 18:02

Santiago Solano dijo...
Hay en este poema, Manuel, una distancia con lo tragedia que se cuenta, que, a mi modo de ver, es lo más terrible.

Uno se pregunta: ¿Y dónde está/queda el fuego abrasador del amor? ¿Puede, de verdad, uno desprenderse de la carne de su carne de esta manera? ¿O es precisamente el rescoldo del amor quien utiliza este juego de contrarios para decir lo que realmente quiere decir?

No sé, me desconcierta este poema. Acaso es que yo soy monotemático en esto del querer, demasiado clásico quizás.

Llevo más de un cuarto de siglo casado... y ahora es, precisamente, cuando intuyo qué es el Amor. Nada de esto me encaja.

Todo esto es muy triste. Hondamente triste.
Felicidades por esa indicación a la tristeza.

Un abrazo

Manuel dijo...

Gracias por tu esfuerzo, querido Santiago. Los comentaristas lo entenderan, seguro.

Un abrazo

Pilar dijo...

Ayer puse un comentario pero desapareció del todo!! asi que vuelvo a ello: decía que aunque me encanta esta canción (aunque esté con Santiago en lo de triste) me interesa mucho más saber cual es el cambio!! ES SIEMPRE ME DEJAS CON LA INTRIGA!
jajajaja.

Un besoooo

Manuel dijo...

Pilar, yo creo que no se ha entendido esta canción. O puede que yo la entienda raro.

Desde siempre (siempre porque esta canción me ha acompañado casi toda la vida) es para mi un canto de fuerza, de futuro sólido, de gran esperanza. Si te fijas bien, solo al principio dice "si me dices adios". El resto es el poema de un estar juntos.

Y, perdóname, yo no soy quien para dar luz a esta novedad. Deja que sea el tiempo quien lo haga.

Un beso.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Manuel:

Una bonita canción.
Se dice que la medida del amor es amar sin medida.
El amor es el poder iniciador de la vida y solo la pasión posibilita su permanencia.
La mayor prueba de amor es dejar vivir libremente a la persona amada.
Y para qué hacer promesas, si al fin y al cabo, el amor es el intercambio de dos fantasías y el contacto de dos egoísmos.
Parece que me contradigo, pero es que hablar de amor amigo es muy complicado.

Besos,
Cris.

Emilio Porta dijo...

"Por esto a pesar de la niebla, hay que andar"

Aunque otro comentarista lo ha hecho...(será que el momento general y los momentos personales incitan a ello) resalto de nuevo esta frase. Hay una cosa que tú, como estudioso de temas del cuerpo y del alma, Manuel, sabes muy bien. El concepto de "felicidad" es un concepto absolutamente reciente. No tiene ni la edad de un bebé en la Historia del Hombre, que siempre ha sido mera supervivencia...y esperanza de una vida mejor después del tránsito por la Tierra. Tan dura ha sido la existencia para la Humanidad a lo largo de los pocos miles de años que llevamos por aqui. No, la felicidad es una estancia demasiado ambiciosa para tenerla permanentemente con nosotros..y más mirando lo que nos ofrece el mundo. Mejor dicho, lo que no les ofrece a otros. Así que conformemos nuestro espíritu para aceptar esos momentos de dicha que la memoria conserva y el tiempo limita. Nos han contado muchas mentiras pero quizás la mayor de todas es el tema de la Felicidad.
Cojamos en el equipaje algunas consecuciones y recuerdos que nos deja la vida...y no le pidamos peras al olmo ( gran refrán ) porque esto es lo que hay. Si no fuera así...¿para que tanto Paraiso y tanto más allá?
Pero vamos, que hay cosas, vivencias, situaciones, que siempre mantendremos con nosotros como dones mágicos y especiales de este paseo por los aledaños de la nada eterna. Ojalá no fuera así y una Luz cegadora nos llevará de la mano hacia el Reino de los Sueños no cumplidos. Iríamos junto a tanto niño inocente masacrado, tanto soldado caído por causas que no le conciernen, tanto ser humano dañado y destruido por el poder y la gloria...gloria del Amargo y Ciego Distribuidor del absurdo caminar de nuestras ilusiones.

Port

Mari Carmen Azcona dijo...

Siempre hay que apoyar a los amigos cuando toman una decisión. Sea cual sea el camino...no hay mejor deseo que los dos últimos versos de la canción.

“ solamente un poco de suerte
y que la vida nos dé un camino bien largo.”

Besos y miles de abrazos.

Manuel dijo...

Querido Emilio: como siempr, ¡cuanta razón tienes!.

Cierto, totalmente cierto lo que dices sobre ese recien adquirido concepto: la felicidad.

Solo cuando la supervivencia deja de ser el trabajo más frecuente, el hombre, empieza a centrarse en otros menesteres. Eso debe coincidir, si mal no recuerdo, con la aparición del Neolítico: cuando el hombre aprende a acaparar, a someter, a esclavizar a sus semejantes en la especie.

Quizá por eso usamos como un piropo la frase "es un superviviente", aplicada a algunas personas.

A veces solo pienso en esos últimos versos: "... no pidas estrellas de plata, ni un mañana lleno de promesas. Tan solo un poco de suerte, y que la vida nos de un camino muy largo".

Siempre me gusta tu toque antropológico. Un gran abrazo y nos vemos el Viernes... espero.

Manuel dijo...

Lo dicho, Mª Carmen, buena amiga. Nos gustan los mismos versos.

Un beso.

Manuel dijo...

Mi querida Cris: dejé el comentario a tu entrada para un momento tranquilo que llega a estas horas de la noche.

"La mayor prueba de amor es dejar vivir libremente a la persona amada."

¡Cuanta razón tienes!.

Pero me parece también importante vivir el amor con sensación de libertad. Tantas veces nos pesan las experiencias pasadas que nos llegan a cegar en las ricas experiencias presentes.

Por eso, a pesar de la niebla, hay que caminar.

Por eso, sea cual sea nuestra experiencia pasada, hay que vivir el presente con libertad.

Gracias por tu visita. Un beso.

Jose Zúñiga dijo...

Wow! Fichado. Enlazado. Y con ganas.