PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 28 de diciembre de 2010

UN MAL NEGOCIO


Escribir es un trabajo
que se mete a contrapelo entre los dientes;
tan ingrato, que persigues el remedio
que te salve de unos versos mal medidos,
sin lograrlo casi nunca.

Escribir es mal negocio.
Te levantes muy temprano
o te acuestes con el día,
nunca llegas a cuajar media jornada
que te alcance para hacer un equilibrio
entre el hambre y la taberna.

Y lo malo de este juego sin remedio,
es la droga que llevamos en los genes:
no es posible que nos deje ni dejarlo.

Solo, a veces, la fortuna te sonríe
cuando aquello que deseaste
que dijeran las palabras que has escrito
es, justo,
lo que tú querías decir.

22 comentarios:

La Solateras dijo...

Te dejos las palabras de Ernesto Sábato: "La inmensa mayoría escribe por motivos subalternos: porque buscan fama y dinero, por distracción, porque meramente tienen facilidad, porque no resisten la vanidad de ver su nombre en letras de molde; en el mejor de los casos por evasión o por juego.
Quedan entonces los pocos que cuentan; aquellos que sienten la necesidad oscura pero obsesiva de testimoniar su drama, su desdicha, su soledad. Son los testigos, es decir los mártires de una época. Son hombres que no escriben con facilidad sino con desgarramiento. Son individuos a contramano, terroristas o fuera de la ley.
Aunque yo creo que se pueden dar simultáneamente los
"motivos subalternos" y "la necesidad oscura y obsesiva de testimoniar su drama".

Es la eterna pregunta ¿por qué escribimos? Casi que no importa, el caso es que escribamos.

Un abrazo

Laura Caro dijo...

No es un negocio, Manuel, y si lo es para alguien desde luego es malo, porque no está para eso. Es una necesidad, una forma de caminar. No elegimos escribir, es la escritura la que nos elige a nosotros.
Me encantaron también las palabras de "La Solateras"de Sábato.
Un abrazo inmenso.
Que el 2011 te traiga todo lo que puedas necesitar.

Pilar dijo...

Y el gustazo que da cuando dices lo que quieres decir y te queda redondo??jaja.como no va a ser eso adictivo?!
Como me alegra tu vuelta cielo.
Y la foto de mi tierra!!jaja. Un beso grande

Nines Díaz dijo...

Es como un amante tirano que nos vampiriza y del que dependemos pero que nos sirve para entendernos en el mismo idioma y eso hay que reconocer que es una suerte.

Un abrazo, Manuel.

María García Zambrano dijo...

Sí Manuel, estoy tan de acuerdo que me duele incluso reconocerlo. Pocas veces la fortuna me sonríe, pero cuando como dices, "aquello que deseaste que dijeran las palabras que has escrito es, justo, lo que tú querías decir" toco el cielo.
Gracias compañero por recordarnos lo que somos, afortunadamente también te digo.
Un besazo
María

Manuel dijo...

Querida Ana: totalmente de acuerdo. Es más, sobre todo que cada cual escriba por lo que le de la gana.

A mi me importa saber qué y cómo escriben aquellos a los que quiero. Me gusta que vosotros, los que considero mis amigos, escribáis y sentir el placer de leeros.

Luego están los otros. De ellos salvaré lo que me guste y dejaré lo que no.

Un beso de final de año en ciernes.

Manuel dijo...

¡Ay, Laura!. Yo creo que si, que es negocio para muchos pocos.

Luego estamos los de infanteria, eso a los que, como dices, la letra nos ha tocado y... ¡haber elegido muerte!.

Pero por estos, por los que somos, es por lo que la cosa merece tanto la pena.

Besos de 2011 con ganas de volver a verte.

Manuel dijo...

¿A que si, Pilar?. Es que buscas y buscas y, de pronto "crees haber encontrado la palabra/frase justa". Claro que rápidamente llega ese buen amigo que sabe mucho más y tu y te dice aquello de "Pero hombre, ¿no te has dado cuenta de que este verso hace asonancia con aquel que escribiste la semana pasada...?"

Y te deja chafadísimo.

Pero es bueno aprender de quienes pueden enseñarnos. No olvidemos eso.

Ah!, y la imagen era por si te sonaba.

Un besazo.

Manuel dijo...

Pues, mi querida Nines, a ti te está vampirizando que da gusto!.

Tu blog ha empezado con muchísima fuerza y espero que la genet que me lea a mi se anime a visitarte, porque merece la pena.

Gracias por dejar tu huella. Un beso.

Manuel dijo...

Maria, que tu comentario me viene con aroma de vinillo de Jerez!.

Gracias a personas como tu, escribir, leer y vivir se hace mucho más grato.

No tardes en llegar que te esperamos, eh?.

Besazo.

Anónimo dijo...

Querido Manuel: En estas últimas horas que nos van quedando para terminar el año, me pregunto: ¿Por qué escribo yo? La respuesta es sencilla. Escribo porque un impulso me obliga a ello. Me paso el día maquinando sobre lo que veo,escucho o siento. Me sucede en cualquier lugar o situación. Todo ello me lleva a la necesidad de coger un bolígrafo o a sentarme frente al ordenador. Esto me sucede desde siempre. Siendo una niña, recuerdo que en lo único que destacaba en el colegio era en aquellas redacciones que nos hacian escribir en la clase de gramática... Claro, que habría que ver lo que escribían los demás, jajaja.
Lo que sí es cierto, es que nunca me ha sucedido lo que también explicas en los últimos versos de este bonito poema. Siempre que quiero contar algo por medio de la palabra escrita, lo consigo. Otra cosa es que ese sentimiento se trasmita... Hasta ahí no llego.

FELIZ FIN DE AÑO. Y TODO LO MEJOR EN 2011.

Un besito. Mila

Manuel dijo...

Lo que pasa, querida Mila, es que te prodigas muy poco. Porque cuando escribes salen cosas tan bonitas como las que nos vas dejando leer con cuentagotas.

Para este año tienes que hacerte el propósito de regalarnos algo, por lo menos, una vez al mes. ¿Vale?.

Un beso grande y que acabes el año con toda la felicidad que mereces.

Mari Carmen Azkona dijo...

“ Solo, a veces, la fortuna te sonríe
cuando aquello que deseaste
que dijeran las palabras que has escrito
es, justo,
lo que tú querías decir. “

Querido Manuel, no es bueno mezclar los negocios con el placer...el placer que se convierte en negocio deja de ser placer. Necesitamos escribir, leer y compartir momentos, versos e historias. Es desesperante la mayoría de las veces... pero por alcanzar el momento que describes merece la pena el esfuerzo.

Continuemos disfrutando de este placer personal y colectivo.

Besos y abrazos.

Emilio Porta dijo...

Resumiendo:

Algunos escribimos por...(llamada) y no para (objetivo)...Porque si escribes sólo para...es como si vendes zapatos o gestionas una cartera de seguros. Mientras que si escribes por (porque...) estás construyendo con cada palabra escrita tu identidad personal.

Por lo demás...mejor el ocio que el negocio...Sería estupendo que el ocio fuera un buen negocio. La que has armado con la entrada, Manuel...

Manuel dijo...

Querida Mª Carmen: somos conscientes de que hay quienes viven -o pretenden vivir- de lo que escriben.

Los otros, nosotros mismos, somos unos privilegiados que ganamos el pan por otra vía y escribimos, con desigual fortuna unos por el placer de hacerlo, otros porque se sienten llamados por esa tarea; alguno, sin duda, porque cree que lo hace bien y que el mundo merece leerlo.

Todo es muy respetable. Yo personalmente escribo porque me sale y aspiro a aprender, a llegar a escribir algo que sea medio digerible. Conste que me esfuerzo, pero los dones no se reparten por igual. No obstante seguiré intentándolo.

Por suerte tengo cerca gente de la que aprender.

a lo mejor, algún día, me sale eso de la última estrofa y me siento medio contento de lo escrito.

entre tanto te dejo un beso grande y mis mejores deseos para este año que comienza.

Manuel dijo...

Querido Emilio: ya sabes que lo mío son los jardines.

No se si estoy totalmente de acuerdo contigo en lo del "por" y el "para". Creo que de todo hay en esta viña. Incluso creo en el híbrido "por y para": se lo decía hace un momento a Mª Carmen.

Por suerte algunos de los que hacen "por y para" lo hacen tan bien que resulta casi imposible creer que tengan una finalidad alimenticia. Pero todos sabemos que esto de escribir es para algunos un trabajo que no solo persigue la belleza, sino también alcanzar a pagar el recibo de la luz a final de mes.

Te deseo todo lo bueno de este mundo (y de los otros) para el año que va a comenzar. Seguiremos cerca, eso es seguro: ¿a donde ibas a ir ´tu sin tu médico nocturno?.

Un abrazo enorme.

Nelken Rot dijo...

Negocio es la negación del ocio, y si escribir es un mal negocio, sólo nos queda afirmarnos, aunque pasemos hambre en el trabajo literario, que creo yo que ya, para algunos, ha dejado de ser un ocio.

La medicina sin embargo, es un gran negocio, siempre tiene clientes dispuestos a pagar. algún día alguien se dará cuenta que escribir cura y entonces cambiaremos de bolsillos.

algún día.

Mientras tanto, un beso con sabor a noche.

Nel

Manuel dijo...

Firmo lo que dices, querida Nelken.

A ver si para cuando llegue ese cambio, cuando la poesia cure y la Medicina pase a segundo plano, he aprendido, por fin, a escribir.

Y yo te dejo un beso con sabor de año nuevo.

Jesús Arroyo dijo...

Manuel:
¿Recuerdas al coyote aquel del correcaminos? Aquel estúpido perruno que las cargas de marca ACME le hacían pum-pum y le chamuscaban manos, orejas y... cola. Pues eso, así me siento yo cuando comienzo a tirar cuartillas.
Pero es como todo en la vida, de pronto, el rotu se larga solito y gritas en silencio lo que gritaba aquel colega de Vicky el vikingo... ¡estoy entusiasma-do!

Hoba W. dijo...

Negocio?, no...más bien creo que es una necesidad (escribir, digo) como un arrojarse sobre la vida en voz de letras..

Me ha encantado aterrizar por aquí.. :)

Un abrazo, Manuel

Manuel dijo...

Lo bueno de esto, Jesús, es la manifestación generalizada del enganche por las letras.

Eso significa que la gente que nos rodea es capaz de entregarse y disfrutar por el simple hecho de escribir.

Luego está lo que vemos en las librerías, y es que esta tarde, para encontrar un libro que regalar a mi hijo, me las he visto.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Gracias por visitarme y dejar tu comentario Hoba. Ha sido un placer contar con tu opinión.

Tienes un interesante blog.

Un abrazo y feliz año.