PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

jueves, 17 de febrero de 2011

DENUNCIAS PÚBLICAS


Me acusas de que digo las verdades
que nadie me ha pedido.

Se que odias mi costumbre
de llamar a las cosas por su nombre.

Y te entiendo:
sorprendido en pecados veniales,
yo tampoco soporto
el coro de vecinas que me opones
denunciando mi mala puntería
cada vez que una gota,
olvidada en la tapa del retrete,
me pone en evidencia.

21 comentarios:

La Solateras dijo...

Lo malo, Manuel, es que las cosas a veces tienen distintos nombres y la verdad es poliédrica, casi nunca absoluta. Lo malo no es decirlo, es creernos que nuestra verdad es la verdad.

Un beso

luis dijo...

La verdad es solo la verdad de quien se cree que la esta diciendo y ejerciendo.
La verdad es subjetiva en muchas ocasiones y desde ahí hace daño.
Un saludo

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Qué bueno, Manuel. ¡Queeeeé bueeeeno! Hay un refrán popular que dice que "La verdad sólo tiene un camino". Claro, pero si el camino no es el adecuado, el viaje termina donde no queríamos.

Un abrazo.

Alex

Manuel dijo...

Gracias por acercaros, amigos.

Este poema fue un intento de recreación de la parábola de la paja y la viga.

Ana, yo creo que la verdad tiene tantas caras como sombras y luces se arrojen sobre ella. Y es cierto, como creo que apunta Luis, que la subjetividad opera en la percepción de las verdades.

Estos versos tratan de exponer más bien la negación de una verdad plana. Aquello de que has ido al cine pero no te apetece decir que has ido al cine y puedes dar mil vueltas al asunto si no te apetece contar que has ido al cine.

En ese sentido estaría de acuerdo con alex: "Si, he ido al cine" es la única respuesta válida.

Pero si negamos porque no especificamos en la pregunta "¿has ido al cine a la sesión de las 7?", estamos en el supuesto, a mi entender, del camino inadecuado.

Y así todo.

De todas maneras, el poema fue un divertimento para expresar algo que siento de verdad.

Gracias por vuestros comentarios, que siempre enriquecen cualquiera de mis entradas.

Anónimo dijo...

No existen verdades absolutas aunque, cuando exponemos la nuestra, nos creamos que es la única. La evidencia, en muchas ocasiones, nos demuestra que estabamos equivocados.

Besos.

Mila

María García Zambrano dijo...

¡¡¡Muy bueno Manuel!!!
Y además la foto que pones de un retrete japonés, con miles de botones, me ha predispuesto a leer el poema como "ese divertimento" que dices, pero con un fondo de verdad, claro que sí.
Un abrazo
María

Mari Carmen Azkona dijo...

Manuel, venía con intención de hablar de verdades, de certezas (en las que no creo), de lo picajosos que nos ponemos a veces, haciendo un mundo de un grano de arena y sin embargo pasando de puntillas sobre las cosas importantes...Pero me has dejado sin palabras al compartir tus momentos ocultos conmigo. Me ha emocionado, y eso si te puedo asegurar que es una verdad absoluta. Ya tengo un hilván más para mi patrón.

Gracias de todo corazón y enhorabuena por el poema, rezuma ironía por cada letra. Es genial.

Besos y abrazos.

Manuel dijo...

Querida Mila: esa "evidencia" que demuestra que el absoluto no existe, ¿no es quizá un absoluto?.

A veces me fascina la poesía porque la contemplo como un trozo de arcilla que cada cual puede modelar según su propio interior le dicte.

Y eso la convierte en poderosa y universal, ¿no crees?.

Gracias, como siempre, por tu compañía. Un beso.

Manuel dijo...

¡Hola Maria!. Podemos acuñar una frase nueva... "Tiene más teclas que un retrete japonés".

Y gracias por tu sentido del humor que es el apropiado para leer este poema.

Un beso.

Manuel dijo...

Querida Mª Carmen: tu poema ocupa el lugar que merece en mi blog. No puedo decir que sea un blog importante, pero para mi es un compañero fiel y ese sitio lo tengo reservado para las personas que quiero y las cosas que me llegar adentro.

Pero bueno, pasa de nuevo, pasa y dime cosas sobre las verdades o sobre lo que se te ocurra.

Un beso.

Anónimo dijo...

Hay dias que solo se tienen ganas de vomitar aunque se revuelvan las sabinas..

Pilar dijo...

Me encanta! Es genial cielo, además es "muy tú".
Un beso grande

Laura Caro dijo...

Qué original manera de hablar de la sinceridad.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Manuel sé que llego tarde, porque he estado muy ocupada encontrando la verdad.
He tenido que indagar en las conciencias. He tenido que aceptar lo piadoso del asunto. He buscado pareceres encontrados para ver si llego a un todo. He buscado por debajo de la mesa; en los zapatos sin limpiar y hasta en mis versos...
Al final, siempre es lo mismo: unos pecan de creer que su verdad es absoluta y los otros solo escuchan sin saber a qué atenerse, cuando alguien pone en duda su existencia.

Me ha encantado cariño, ya lo sabes porque te lo he dicho en un momento de sinceridad.

Un beso grande,

Manuel dijo...

Anónimo: yo te recomendaría el Zoofran para esos vómitos... solo si fuesen de origen canceroso.

¡Ah!, cuidado: hay muchos tipos de cánceres.

Manuel dijo...

Pilar, no se si es mio o no: es un pensamiento puesto en clave de poesía.

¡Mira que andas perdida¡, ¿eh?.

Besos.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Fuera ya de la filosofía interna del poema -tan genialmente expresada-, me estoy riendo con su final, Manuel (me refiero a lo de la gota olvidada en el retrete que te pone en evidencia...)
Por lo demás, sí, a veces es bueno llamar a las cosas por su nombre y otras tal vez es mejor pasar de ellas, ¿no? ´Según el momento y el caso.
En cuanto a la literatura del poema: ¡me encanta!
Abrazo

Manuel dijo...

Querida Laura: ¡no sabes lo que llegamos a padecer los hombres por ese tipo de denuncias!.

Y es que, en realidad, no hemos nacido para Robin Hood, es decir, la mala punteria pudiera ser solo falta de entrenamiento.

Gracias por tu visita. Como siempre: un besazo.

Manuel dijo...

¡Ah, Rosa!: ¿quien será capaz de encontrar la Verdad?.

Generalmente se percibe su presencia ante la ausencia de mentira. Y, esa, si que se nota.

Pero con un ser tan especial como tú, y con esa búsqueda tan minuciosa (¡Dios mio!: ¡¡¡la buscó hasta en los zapatos!!!), seguro que el resultado es bueno.

Un beso. Y gracias por seguir siempre cerca.

Manuel dijo...

Gracias Angeles, por todo. Especialmente por lo que no he podido ver: tu sonrisa al leer el poema. Pero me la puedo imaginar y me encanta.

Un beso.

ACCIONISTA MINORITARIO dijo...

Ya tenéis técnico para el jueves día 3, si el puesto sigue vacante... a las 18h nos parece perfecto para cardiacos, allí estaremos para darlo todo.

Abrazos poliédricos... como el cristal con que se mira!!