PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 17 de junio de 2011

DIAS EQUIVOCADOS



Hoy es un jueves
que aún sabe a martes por la tarde.
Se parece a las horas que pasan sin sentido.

Lo malo de este jueves,
sucedáneo del día precedente,
un miércoles cualquiera, que no trajo
ese sabor fin de semana de otras veces,
lo malo, digo,
es su vana promesa de domingo soleado.

Y es que
en este calendario no hay lunes decididos,
heroicos,
a los que echar la culpa
de toda una semana de fracaso.

28 comentarios:

María García Zambrano dijo...

Me gustó anoche y me encanta hoy. Un poema precioso, gracias por compartirlo, gracias por ser parte de un 16j inolvidable. De corazón.
Un beso
María

Pilar dijo...

Ayer, que era jueves, yo también estaba en un sitio donde no suelo estar, tan a gusto, tan feliz, compartiendo con vosotros una noche genial y poemas tan buenos como este,
Un beso enorme cielo

La Solateras dijo...

En este calendario no hay lunes decididos, ni martes, ni miércoles. Los nombres los ponemos nosotros, cualquier día puede ser un gran día, si nos proponemos que las promesas no sean vanas.

Muy buen poema, Manuel, lleno de enigmas.

Un abrazo

Laura Caro dijo...

Hay un calendario biológico, que al igual que el reloj biológico, nos pide días diferentes de vez en cuando.
Me encanta este poema, Manuel.
Estuvisteis todos de lujo.
Un abrazo grandote.

MTeresa dijo...

Conforme va el tiempo
de rápido, la verdad
es que los lunes
ya tienen sabor a viernes

Juan Risueño dijo...

Hay semanas que un lunes es un viernes por la tarde, y que nos dejan dos horas maravillosas para olvidar cinco días aciagos, y otras -como la de tu poema-, a las que echarle la culpa de todo.
Los fines de semana, mejores o peores, viven ajenos a la culpa.

Saludos

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Manuel, siempre me han gustado los jueves. Quizá, porque siendo el meridiano de la semana, está más cerca de los futuros festivos. Desde este año, este día de la semana tiene para los amantes de la poesía un motivo especial, de fiesta y víspera a la vez, porque desde la libertad (Libertad, 8) salen versos llenos de embrujo, con mensaje, emoción y buenas vibraciones.

Un abrazo fuerte.

Alex

Manuel dijo...

Gracias a tí, María, por compartir tu bondad, tus poemas y tu hermosa sonrisa con todos nosotros.

Estos "dias equivocados" acabarán siendo jueves certeros si no apagamos la voz.

Un beso y gracias por ser como eres.

Manuel dijo...

Pronto, mi niña, tu voz llenará ese ámbito mágico de Libertad 8. Será un orgullo para mí.

Ya sabes que te quiero, eh?.

Manuel dijo...

Claro que si, Ana: "hoy puede ser un gran día..."

Gracias por tu consideración. Un beso.

Manuel dijo...

Laura: eres un ser muy espcial. Tengo tantas cosas que agradecerte, por tu constante apoyo, por la calidez de tu abrazo y tu palabra. Por tantas cosas.

Deseo, sobre todo, que seas mi próxima compañera de moto... ¿qué te parecería?.

Un beso.

Manuel dijo...

La verdad que si, M Teresa; y conforme pasan los años, más rápida es la vivencia del tiempo.

Pero no cambiaría por nada vivir todos los días con total intensidad.

Gracias por tu comentario. Un saludo.

Manuel dijo...

De todo hay en la viña del señor, Juan. Gracias por tu comentario.

Manuel dijo...

Mi querido Alex: echarte de menos se hace costumbre. Pero eso solo hace que me guste más encontrarte en cada ocasión.

Ya muy pronto nos volvemos a ver. Un abrazo grande como tú.

Rosa dijo...

Menos mal que aún hay jueves que no se visten de domingo, aunque alguien intente cambiar el calendario… Aunque hoy le habría perdonado a este soleado domingo que nos hiciera una trampa.

Ya sabes que este poema me gustó desde el principio… Después (jueves por cierto) me emocionó en Libertad y hoy tiene su propia causa.

Un digno placer leerlo hoy de nuevo cariño . Besos

Pilar dijo...

Guau!!si me pones en la parte derecha de tu blog!claro que te perdono, de hecho te requeteperdono!! :) Qué honor!! Me subo al Sidecar cuando tu quieras jaja.
Besotes cielo

Nines Díaz dijo...

Manuel, bonito poema con elocuente final. Felicidades.

Un beso.

Ángeles Fernangómez dijo...

Y digo yo... ¿de qué me suena a mi tanto este poema? ¿dónde lo he escuchado yo? ¿qué día era cuando lo escuché? ¡Y cómo puedo saberlo si no sé ni qué día es hoy!
En serio: me gusta mucho y me gustó ser parte de él.
Besos

Manuel dijo...

Rosa: los días nos vienen a veces a contramano. Ya sabes, tantas cosas queremos abarcar que se nos confunden los miercoles con el fin de semana.

En fin: un sinvivir.

Menos mal que tu estás más serena y eso ayuda mucho.

Un beso.

Manuel dijo...

Querida Pilar, creo que los Hazversos andan tras de tu poesía y de ti. Pero nosotros ganaremos.

Estas en el lugar debes estar, no te quepa duda.

Un besito cielo.

Manuel dijo...

Querida Nines: se te echó de menos el Jueves en Libertad.

Fue una verdadera fiesta para todos nosotros.

Gracias por tu comentario. Un beso.

Manuel dijo...

Querida compañera sidecarista: compartir los poemas contigo fue todo un lujo. Yo espero que sigamos haciéndolo mucho tiempo y en todos los foros que podamos.

Arrancamos fuerte para la próxima. Un besazo.

Luna dijo...

Hay días decididamente en la vida como una promesa, a veces vana...

Este poema es muy bello.

Saludos.

Mari Carmen Azkona dijo...

“Y es que
en este calendario no hay lunes decididos,
heroicos,
a los que echar la culpa
de toda una semana de fracaso.”

Querido Manuel, desde este viernes, que no sucumbe bajo el peso del tiempo, al que se le escapa una sonrisa animada por una esperanza todavía sin causa, me acerco a este calendario de días equivocados porque es el más real de todos los almanaques. Es el que quiero...

Enhorabuena, Manuel, por el poema, cada día me gusta más como escribes. Tus figuras se vuelven más enfocadas, más nítidas.

Besos y un fuerte abrazo, aunque llegue tarde, para cada día... equivocado o no.

Emilio Porta dijo...

Lo malo de la vida...es que sea obligada en algunas cosas...y esté clasificada. Lo bueno, entre otras varias cosas, es encontrar un maravilloso poema como éste.

Manuel dijo...

Luna, gracias por tu visita.

Yo trato de vivir en la certeza de ser el hacedor de mis días. Creo que si fuese así enloquecería.

No, definitivamente no me gusta dejar las riendas de mi vida en manos de ningún destino: mis lunes los compongo yo.

Manuel dijo...

Querida Mª Carmen: vuelvo a este post para rescatar tu pensamiento.

Los días tiendes a esa equivocación impenitente e improvisadora. A veces la sorpresa de cada día nos ayuda a vivir. No podemos dejar que nos mate ¿verdad?.

Me sigue gustando inventar cada día festivo en un martes cualquiera.

¡Ah!: tú nunca llegas tarde. Siempre eres bienvenida a este rincón, sea cuando sea.

Un beso grande.

Manuel dijo...

Mi querido Emilio: seamos de una vez por todas dueños de nuestras vidas. Es lo único que merece la pena.

Un abrazo para tu descanso.