PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 31 de diciembre de 2013

POBREZA EN ESPAÑA

Dejo aquí esta breve reflexión sobra las causas y consecuencias de la situación que se vive en el momento actual en nuestro país. Si a alguno le sirve para conocer más a fondo todo lo que se nos está imponiendo por "Real decreto", ya habrá merecido la pena.


Es necio juzgar como ineptos de manera arbitraria a quienes dirigen nuestros destinos. Y a sus representantes en la tierra: lo políticos.

Desde la creación de los Estados, una de las preocupaciones fundamentales de la clase dirigente ha sido la de procurar que la posibilidad de asegurar la alimentación de manera suficiente, no se viese frustrada por la presión de la población sobre el medio. Es decir, que la carga demográfica de cada estado no sobrepasara la capacidad de la Naturaleza para proporcionar alimento.

En las culturas preestatales, uno de los métodos utilizados para facilitar el control de la población fue el infanticidio. Estas conductas se observan en algunos primates en los que los métodos oscilan entre la precipitación (dejar caer…) de la cría desde cierta altura, hasta el descuido en la alimentación, lo que conlleva a corto plazo la muerte por inanición.

La Guerra Interna, que fue utilizada por las culturas preestatales como medio de ampliación del territorio cuando la presión demográfica sobre el terreno sobrepasaba su capacidad productiva, se vio sustituida en las Culturas Estatales por la Guerra Externa: la conquista de nuevos territorios a otros estados con lo que conlleva este hecho en la creación de súbditos y esclavos capaces de realizar las tareas más penosas con escaso aporte energético y ser sustituidos fácilmente.

Tanto en un caso como en otro, el control de natalidad se hizo necesario. Y pronto se constató que la mayor eficacia en la limitación reproductiva se obtenía bien mediante el infanticidio femenino o limitando por cualquier otro medio la cantidad de hembras ya que, un solo macho, es capaz de fecundar multitud de hembras. Este hecho, en sí, aumentó las tensiones entre los machos, propiciando las guerras que aseguraban un número suficiente de individuos muertos para regular la presión demográfica sobre el medio.

Tanto el infanticidio como la guerra externa se han demostrado excesivamente costosos para las sociedades, pero suficientemente eficaces en el control demográfico como para abandonarlos como método de regulación de la población. La incultura y la pobreza generan el ambiente más propicio para que estos dos sistemas continúen siendo operativos sin que el costo moral de los estados sea un factor operativo.

Por ejemplo: es más favorable generar guerras en países externos, especialmente en aquellos en los que las materias primas son deseables y abundantes, que intervenir directamente en la guerra con estos países, lo cual conlleva un coste moral excesivo para el país generador del conflicto.

De esta manera se asegura el control de esa guerra (en algunos casos), el beneficio sobre la explotación de la materia prima por parte de empresas foráneas afines y el beneficio de la industria armamentística que, a su vez, frecuentemente reside en el país generador del conflicto. Las modernas estrategias conllevan que este último país, el generador del conflicto, facilite armamento a los dos bandos contendientes en desigual medida, asegurando la prolongación de la contienda y el éxito de una de las partes e invirtiendo, según el momento histórico concreto, los beneficios de estas estrategias en la creación de nuevas guerras externas.

Hemos asistido durante décadas al favorecimiento indirecto del infanticidio femenino en la República Popular China. Desde la imposición del “crecimiento -1” en China, tras la Revolución Cultural, en un vastísimo territorio con economía fundamentalmente agrícola y casi nula modernización de los medios de producción, las familias tendieron a exterminar a las hembras en espera de engendrar machos, más fuertes y capaces de atender las tareas agrícolas y mantener a los progenitores en su vejez. Es este el mejor ejemplo de infanticidio femenino, auspiciado indirectamente por el Estado, que se me ocurre.

Pero si atendemos al propósito que desde hace décadas se planteó el Club Bilderberg de “eliminar dos mil millones de estómagos inútiles” en la Tierra nos daremos cuenta de que lo que acabo de exponer no son más que aproximaciones a la metodología estructural planificada por el Poder.

En efecto, los datos de la OMS nos proporcionan una visión más clara del asunto: generar de manera sistemática y solapada la forma de exterminio de la población sobrante. De esta manera no hay costo moral en el control de la población y se puede manejar localmente según la facilidad que el medio exija.

Pongamos el caso de España. Enmarcada en el cuadrante Nor-Occidental (la zona de lujo) del planeta, en el momento actual tiene un 21,6 %  de su población por debajo del umbral de la pobreza. Este hecho no solo supone que ese 21,6% esté excluido del acceso a la sociedad del bienestar, sino otra serie de fenómenos mucho menos evidentes y bastante más determinantes: deficiente alimentación en todos los sectores de edad, acceso muy limitado a la cultura y, por causa de la gestión actual del Gobierno de la Nación, deficiente acceso a la cobertura sanitaria y limitación de un control de natalidad seguro con lo que esto conlleva de aumento de morbi-mortalidad materno-fetal perinatal.

Es decir: ¡con la generación de pobreza están asegurando un control demográfico! Hasta ahora, la industrialización y la incorporación eficaz de la mujer al trabajo, habían frenado el índice de natalidad en todos los países post-industrializados. Ahora se sucede otra vuelta de tuerca a este proceso: la creación de circunstancias objetivas que suponen que nuestra población poco a poco se equipare a los estándares de países subdesarrollados en lo referente a mortalidad fetal, perinatal e infantil y es de esperar, caso de persistir la situación actual, un descenso en la esperanza de vida (EV) que, en el momento actual se sitúa en unos 79 años para los hombres y 83 para las mujeres (OMS; 2011). En los medios con ingresos más bajos, esta EV se sitúa en 59 años para los hombres y 61 para las mujeres y en los medios-bajos, 64 y 68 respectivamente. ¡No deja de ser un sabroso bocado desde el punto de vista del control demográfico someter a la pobreza a casi un cuarto de la población del país!!

Pero es que, además, la mortinatalidad con ingresos bajos (siempre con datos de 2011 de la OMS) es de 26 por cada 1000 nacimientos, es decir que de cada 1000 gestaciones 26 fetos morirían. Para los ingresos medios-bajos la cifra es de 21 y, de ahí, pasa a 9 y 3 para los ingresos Medios-Altos y para los Altos respectivamente. Parece que las cifras son suficientemente significativas como para favorecer la pobreza de la población en aras al control demográfico.

Pero hay más. En el siguiente cuadro vemos la alarmante disminución de la Esperanza de vida según los ingresos:

Tasa de mortalidad de adultos
(Probabilidad de morir entre los 15 y los 60 años por 1000 habitantes)

Hombres                              Mujeres
1990               2011               1990               2011
 364                 288                 308                 245          Ingresos bajos
 159                 109                   78                   59           Ingresos altos

Solo falta una variable por analizar. ¿Por qué ha sido posible todo esto en España? Creo que el Poder ha utilizado con suma inteligencia la característica del pueblo español para la aplicación de esta estrategia. Podría haberlo hecho de igual manera en otros países (Grecia, Portugal, Italia…) pero es el mío al que me refiero. Y ha utilizado la ancestral incultura de nuestra población y su tendencia religiosa aprehendida durante décadas para favorecer el mandato de un Gobierno teocrático que en muy poco se diferencia de algunos gobiernos musulmanes tan criticados. Amparado en las sombras de la incultura ha instituido un sistema que favorece el exterminio paulatino de las clases menos favorecidas mediante un control de natalidad indirecto que no les supone “daño moral”, muy especialmente dirigido hacia la mujer, potenciando a la vez la competitividad y la eficacia en la producción, de manera que la disminución de puestos de trabajo no merme la productividad.

La situación recrea la estrategia del súbdito y el esclavo, esa en la que con poco gasto y escaso aporte energético, el Estado se asegura la mano de obra necesaria para la producción. Asegura a medio plazo el control de la natalidad por un doble mecanismo: voluntario, ante la imposibilidad de mantener a la prole e indirecto por falta de cobertura sanitaria, lo que conlleva un aumento de mortalidad materno/infantil. De igual manera, a medio plazo, de mantenerse la tendencia, provocará una disminución de la esperanza de vida con lo cual, el sistema de pensiones, se hará menos insostenible para un Estado que sigue creyendo que la Sanidad, la Educación y las pensiones de los mayores, deben ser rentables o desaparecer como prestación pública.


Como todo Estado que se precie de serlo, los estamentos reforzados son siempre dos: la policía y los sacerdotes. Ambos grupos sociales garantizan la sumisión del pueblo y el control del mismo por parte de la clase dirigente. Sí, “clase”, o “casta”, porque de eso se trata en pleno S. XXI: de mantener el poder de las castas del Estado por encima de las necesidades de la población, incluso de las básicas si llega el caso (como ha llegado) en aras a la perpetuación de la prevalencia de ese Poder supranacional que se arroga el derecho —y lo ejerce con soltura— de dirigir los destinos del mundo y sus pobladores.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial. Una maravillosa exposición de algo que casi nadie se atreve a decir: para que un mundo (cierta clase social) siga disfrutando de sus logros los otros deben ceder sus derechos, sus vidas y sus posibilidades. La muerte de los otros siempre fue bien vista: Veamos las guerra orquestadas, el infanticidio, el trabajo esclavo, etc., pero la doble moral de las clases burguesas bien-pensantes es ya conocida. Una maravillosa exposición de la sinrazón del hombre. Soledad

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Extraordinario artículo, a partir de datos de Harris y con un certero análisis actual de lo que nos está ocurriendo... Perdon, de lo que nos están haciendo. Enhorabuena, Manuel.
Estoy hay que darlo a conocer. Difundiré. Un abrazo

Mcarmen Fabre dijo...

Realmente demoledor. Sin palabras, sobran. Ahora, los hechos, cada uno en nuestro ámbito.

Gracias Manuel.

Pedro Vera dijo...

Gracias Manolo por esta entrada ceñida a la cintura de la realidad que nos rodea.
Saludos.

Pedro Pablo De Andrés dijo...

Que no cuenten con nuestra ignorancia como arma, sino con la cultura como enemigo.
Gracias por difundir la verdad. Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Doc, tenga usted mi aplauso.
Silenciosa manera de "pasar por las cámaras de gas".
Abrazote.

Ángeles Fernangómez dijo...

Fantástico trabajo, amigo, que comencé a leer en Noche Vieja, pero no seguí, porque al menos, de vez en cuando, me doy un pequeño respiro solo para tomar aliento y poder implicarme con más fuerza sin sucumbir.
Quiero hablar sobre el tema, pero voy en el metro y el teclado del móvil no es lo más indicado.
Seguiré. Abrazos y gracias

Mari Carmen Azkona dijo...

Gracias, Manuel, por este texto tan claro. Jamás debería tener cabida la retórica ni la demagogia ante el sufrimiento humano… Las cuentas deben ser claras, para no olvidar que, a veces, dos más dos suman muerte.

Besos y abrazos.

Anónimo dijo...

Consistente y contundente. Aniquilación demográfica y marcadas posiciones: súbditos y esclavos. Es una tapadera de muerte silenciosa y enmascarada.
El artículo es soberbio. ¡Enhorabuena Manuel! Conchi Ch.