PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

miércoles, 25 de noviembre de 2009

El miedo que me dejas...


Caminar a tu lado es saber decir adiós.

O aprender a despedirme del miedo
que me dejas cada vez que te vas.


14 comentarios:

Alicia dijo...

Caminar a su lado es aceptar la espera.

O imaginar con renovada ilusión
el momento del próximo encuentro.

Manuel, sé que no se podía mejorar. Aún así no me he contenido de continuarlo.

Un abrazo a ambos.

Pilar dijo...

O asumir ese miedo e intentar disfrutarlo. Cómo voy a disfrutar del escalofrío que me ha dejado tu poema.
Un beso...

Anónimo dijo...

Manuel, cuando "ese adiós" significa un hasta luego, las despedidas sólo son la antesala de un reencuentro feliz... Eso es lo bonito de caminar juntos. En tu poesia describes, como sólo tú sabes hacerlo, el sentimiento profundo de uno de los caminantes.

FELICIDADES.

Mila

Mari Carmen dijo...

Precioso poema Manuel.

Espero que aprendas a despedirte
del miedo que enturbia el alma.
Que camines seguro ansiando el regreso, y no, sintiendo miedo ante la marcha.

Un abrazo.

Alejandro dijo...

Manuel, qué buena calidad tienen las neuronas que te habitan. Saber decir adiós caminando al lado de alguien es aceptar un camino para dos y olvidarse de todo lo demás, también de los miedos que nos acechan en nuestra soledad. Yo creo, querido Manuel, que tienes que recetar poemas como este, y nada de aspirinas ni gelocatiles. Habla con el boticario y que incluya estas delicias en el vademécum. Gracias.

Un abrazo fuerte.

Alex

Alejandro dijo...

Alicia, Mari Carmen, con el permiso de Manuel, expresar la alegría que me dais al veros en esta Farmacia de tarros pequeños con excelentes esencias.

Besos

Alex

Alejandro dijo...

Pilar, Mila, tambien me alegro veros a vosotras, y me alegro que consumáis esta medicina para el alma, que con tanta sabiduria y buen sabor elabora Manuel en su botica, con cuarto y mitad de verbos y dos pizcas de sustantivos. Todo bien macerado, mezclado con música y color.

Besos

Alex
P/D: Perdona Manuel, por este abuso. Ha sido algo incontenible.

Rosa dijo...

Humm!!! que bien me suenas esos versos-medicina para el alma, como dice Alejandro.

Me gusta mucho esa manera de decir tanto en tan poco, ya lo sabes. Y cada vez dices más...

Manuel dijo...

¡Estoy encantado!: Uno escribe en tres versos un sentimiento instantáneo, una sensación que transcurre tal cual y no va más allá ni más acá. Y, de pronto, unas personas cercanas, amables, llenan de sentido esa intrascendencia.

¡Me gusta este mundo del Blog!. Da vida.

Pilar, Mila, Mª Carmen, Alicia.. muchas gracias por añadir algo bello a mis torpes palabras.

Alex, yo tiendo a decir a mis pacientes que disfruten de la vida y se dejen de tonterías. Y, sobre todo, ¡que no vayan al médico!... que seguro que te saca algo.

Rosa, esta vez procuré decir casi nada en todo. Trataré de hacerlo mejor la siguiente: decir casi todo en muy poco.

Emilio dijo...

"Todo para una...
Uno para todos..."

Así eres, asi sois. Buena gente que nos llena de ilusión y de esperanza. Buenos escritores y amigos. Que no nos falteís nunca. Ni Rosa. Ni tú. O por lo menos, que tardeís mucho en iros de estos lares. Juntos sois mucho más que dos, como cantaba Nacha Guevara, ese si, buen tema de Benedetti.

La Solateras dijo...

¿El miedo? ...no tengas miedo, siempre se vuelve al lugar del crimen. El crimen del amor.

Manuel dijo...

Emilio, yo queria ser malo, llevar un garfio y un parche en el ojo. Creo q tambien hubiese querido ir al futbol y vociferar comp un energumeno. Pero naci en otro sitio, me eduque con poca violencia. He crecido en un medio mas que privilegiado. Esa es mi deuda con la vida.
Con o sin Nacha, me encanta sentir que es mi amor, mi complice y todo...
Gracias una vez mas por venir a casa.

Manuel dijo...

Ana, el miedo es algo que está presente en nuestras vidas. Lo importante es saber si nos paraliza o nos estimula.

Yo procuro que en mi opere la segunda opción.

Por lo demás, ya sabes - porque tu eres escritora - que no todo aquello que ponemos en un papel se corresponde con la realidad que estamos viviendo. Muchas veces es más una reflexión sobre alguna instantánea que hemos captado en el día a día.

Gracias por tus letras. Un beso.

La Solateras dijo...

Obvio, Manuel. Por eso yo raramente comento el contenido de los poemas, sino el continente, la literatura pura y dura. Aquí he cometido el error de entrar a ese trapo, pero también era hablar por hablar. Te aseguro que no es esa la sensación que transmites.
Besos.