PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 9 de noviembre de 2010

COMO LOS POETAS



Tienen manos pequeñas,
un miedo inconfesable
y más de una grandeza en el cajón
de las causas perdidas.

Testigos mudos
de un tiempo en blanco y negro;
herederos de reinos sin opción a abdicar.

Los últimos mohicanos en un mundo
poco dado a ceder
sus derechos de autor.

24 comentarios:

La Solateras dijo...

Me encanta ese símil de los poetas como fantasmas.

Yo creo que lo mejor para no ser un fantasma es no sentirse poeta como elemento diferenciador del resto de los mortales.

Un beso

Emilio Porta dijo...

Qué bueno, doctor, qué bueno..y qué bonito. No son lo mismo pero, cuando la profundidad y la belleza de las palabras se superponen, el autor y el lector se encuentran como en una jornada de descanso y fiesta.
Estos días en los que el invierno ya va haciendo mella en el interior de todos nosotros conforta encontrar una entrada tan original, tan especial, como esta. Un abrazo.

Pilar dijo...

Bueno Manuel, es que es genial, es de 10: "herederos de reinos sin opción a abdicar" con "más de una grandeza en el cajón de las causas perdidas"...
Así, corto pero grande a la vez, y sin ningún desperdicio. Estupendo.

Un beso...

Laura Caro dijo...

Hagamos una campaña para desempolvar cajones y curar a esos testigos de su ausencia de palabras. A los poetas, fantasmas o no, las palabras le explotan dentro y aunque se empeñen en ser mudos, la explosión tiene eco.
Un abrazo, Manuel.
Es un placer visitarte.

Montse dijo...

Compañero del alma, compañero, anoche esperé con ganas este poema y puedo decir que la espera ha merecido la pena.

Tu poema me ha emocionado porque creo que aspira a burlar la razón para hacer tangible lo que no es de este mundo. Y lo hace, además, no sólo con la palabra que sugiere sino también con una afortunada combinación de imagen, texto y música. Creo que en este caso, más que en otros, este poema sin la imagen parecería otro, como ocurría con William Blake, o tal vez sea un juego de connotaciones el que nos propones para asomarnos a lo insospechado. Como dice la canción, que nos lleve la luna...
De camino, tus palabras me llevan también a ese tiempo en el que los caballeros llevaban sombrero, en el que volar era una proeza y en el que hombre, en el centro, aún no había parcelado el Universo. Será, tal vez, nostalgia de un mundo no vivido... en esta vida.

Un fuerte abrazo!
Montse

Jose Zúñiga dijo...

Mejor ni fantasma ni poeta. No perdamos la opción de abdicar. De lo que sea.

Anónimo dijo...

Querido Manuel, en estos días de melancolía pre-invierno, leer algo como "Grandeza en el cajón de las causas perdidas" nos abre las puertas a la reflexión...¡Cuántas cosas habremos perdido en el camino! Sin embargo, lo importante es descubrir que tenemos "esa grandeza" para asumir que no ha sido un tiempo inútil el que se ha ido alejando de nosotros; si en su transcurso se ha quedado grabada nuestra huella en el corazón de alguien.
FELICIDADES, Manuel. Sabes que soy una tus lectoras incondicionales.

Un besito.

Mla

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Manuel:

Poema relfexivo e inteligente, fíjate si lo será que me has quitado la imágen y varias palabras de lo último que escribí jeje, es broma.
Ahora en serio, si te digo que esta coincidencia me hace no publicar el mío.
Si es que no me dejas innovar, te adelantas.

Felicidades, como no, me ha gustado mucho.

Besos y abrazos,
Cris.

N.- Es la segunda vez que me pasa, la primera ya no la recuerdo. Pero celebro coincidir contigo, además de que nos guste el jamón ibérico en ciertos pensamientos.

Mari Carmen Azcona dijo...

“ y más de una grandeza en el cajón
de las causas perdidas.”

Enhorabuena Manuel, magnifico poema. De los de guardar para el futuro porque nunca pasará de moda. Estos son los poemas que alimentan y perduran.

No sé si tengo alguna grandeza, pero te puedo asegurar que mi cajón de causas perdidas es inmenso y elástico. Crece, crece...

Besos y abrazos.

Rosa dijo...

No puedo irme esta noche de aquí sin dejarte mi sentimiento de que cada día cuentas mejor lo que te rodea y no contento con ello, encima nos implicas. Qué bueno ese final. Ya, ya sé que no soy imparcial... ¿o tal vez sí?. Un beso cariño

Manuel dijo...

Querida Ana: lo mejor de vosotros es que puedo llamaros por el nombre, sin calificativos. No voy a decir que no me guste que seas una maravillosa creadora de poemas. Pero me gusta mucho la Ana del Gin-Tonic y la risa que sale de la planta de los pies.

El resto es materia de los sueños. Y ese si que es un elemento diferenciador…

Besos a montones.

Manuel dijo...

Mi paciente favorito me hace el honor del comentario sagaz. Algún día habré de reconocer que, si algo medianamente bueno sale de mi pluma, os lo debo exclusivamente a vosotros… y a las noches que paso sin dormir tratando de escribir algo que llegue a parecerse a lo que vosotros hacéis.

Cuídate que te necesitamos, ¿vale?.

Manuel dijo...

Pilar, ya echaba yo de menos a mi chica incondicional que me sube el ego a la estratosfera!. ¿Sabes que este poema empezó a gestarse en Libertad, 8?.

Bueno, el caso es que ahí estamos, en la brecha, tratando de hacer de cada día un poema que no sea un pastelito.

Un beso grande grande, como tu corazón.

Manuel dijo...

Y para mi, Laura, un placer recibirte en mi casa. Gracias por tu visita. Besos.

Manuel dijo...

Montsita, cariño: pones la nota emocional, culta y perfecta de los comentarios. ¡Como me gusta leerte!.

Te confieso que no se qué pinta el bueno de Blake en esta historia, pero seguro que mucho.

La que sí pintas eres tu, compañera del alma. Por cierto, sabes que me debes una cosa, ¿no?.

Un besazo.

Manuel dijo...

Querido Jose Luis, me temo que el poeta no tiene la opción de abdicar. ¿O acaso tú si?. Andayaaaa… no me mientas. En el fondo, reconócelo, somos fantasmas (a mucha honra) en este mundo. Pero no fantasmas de “fantasmear”. Sino de esos que pasan por la vida de manera casi imperceptible… en algunos casos.

No se si podremos estar el 20-N contigo, pero si no pudiera ser, estaremos a pesar de todo.

Manuel dijo...

Mi querida Mila: yo estoy seguro de que en el camino no hemos perdido nada. Más bien al contrario, vamos ganando y ganando. Yo te reconozco como una mujer espléndida que, más de tarde en tarde de lo que me gustaria, nos llena el espacio con sus palabras muy sentidas.

El tiempo, en efecto, no ha sido inútil. Lo que sería inútil es tratar de atraparlo. Somos libres como él y debemos seguir volando.

Un beso con muchas ganas de volver a verte.

Manuel dijo...

¡Cachisenlamar… Cris!. Mira que soy inoportuno. Que no quería yo chafarte ningún poema y, por tanto, te animo a que lo pongas porque seguro que el tuyo le da cien patadas al mío. De todas formas, no hace tanto hicimos entre algunos miembros de Escritores en Red el divertimento de continuar lo escrito por el otro, y no salió mal del todo, ¿verdad, Santiago?.

Lo que más me fastidia es haberte chafado también la imagen. Pero si quieres la cambio por otra, ¿eh?.

Ah!, pero de adelantarme nada, que este poema lleva semanas durmiendo el sueño de los justos. Lo que si es cierto es que, del cerdo, hasta los andares (si me quitan las manitas, la oreja, el morro…).

Siempre es un placer tenerte cerca.

Manuel dijo...

Mi querida Mª Carmen: Se que tu tienes un enorme cajón, elástico y todo lo que tu quieras. Y, además, ¡si!, de causas perdidas. Pero es que tantas veces te metiste en la vida que no es extraño que algunas causas no prosperasen. El que se queda en el filo, mantiene desierto su cajón de causas perdidas.

Y a mi me gusta el movimiento, correr el riesgo aún a costa de no tener éxito. Lo otro tiene muy poco mérito.

Y tu, querida amiga, que tienes tantas grandezas, lo tienes todo.

Un beso.

Manuel dijo...

Hasta convertirme en un "cuentacuentos", cariño, me falta mucho.

Cierto que tengo un especial empeño en lo cotidiano y que este poema, como te conté en su momento, vino de una sensación muy especial.

Pero también sé que no habría cobrado vida sin tí. Desde hace tiempo tus palabras, tus sugerencias, modelan mis versos y eso, posiblemente, es lo que les da el poco valor que puedan llegar a tener.

Así que no te vayas, ya sabes que te necesito.

Besos...

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

Dentro de mi caos y mi despiste particular me he dado cuenta que te leí pero por algún motivo que no entiendo mi comentario fantasmeó, o a saber qué hice.... que esto de pintar, leeros, no dormir va a acabar conmigo ;)

si no fuera por el título lo suscribiría de pe a pa, que tengo gran tendencia a las utopías, causas perdidas y demás.

me gustó la imágen, la poesía y mi queridisisisimo Carlos Cano al que echo de menos siempre.

Besicos para todos (llegué tarde lo se)

Manuel dijo...

Hola Luisa!: En realidad el título es solo eso, un título. A veces se hace necesario ¿sabes?.

Lo que te puedo asegurar es que no llegas tarde a nada. En mi casa siempre eres bienvenida y, por lo demás, siempre es buen tiempo.

Tu queridísimo Carlos Cano es mi admiradísimo Carlos Cano.

Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

Me gutan los que, sin ser vistos, dejan en "cada casa" aroma a miel y menta, una palabra oportuna sin esconder... y una lágrima sonriente. Me gustan estos, igual que me gusta tu poesía.
Un abrazo, Manuel.

Manuel dijo...

Pues me dejas impresionado por el piropo, Jesús. Y si encima, me cuentas entre los que te gustan, esos del aroma de miel y menta, para despatarrarse...

Gracias, amigo. Un abrazo.