PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 9 de septiembre de 2011

A PENAS ME DESPIERTO


No me quema la pena que me cuentas

los cantos de sirena
son parte de otra parte de tu vida
Noticias que no caben encima de mi mesa
repleta ya de tantos desvaríos.

Harto de repasar
el manual del perfecto perdedor
a solas hago trampas
sumergido en la imagen de un escote
que no toca ni a gramo por kilo de mirada.

Me entrego a mi suicidio
con un trago de escarcha mal labrada
y una piedra metida en el zapato
mudo testigo de otra noche
que a gritos se me escapa vida adentro.


25 comentarios:

Nines Díaz dijo...

Querido Manuel:

No encuentro adjetivos para definir la intensidad de este poema (la imagen que lo enmarca y el título). Tú lo has dicho como nadie: "despertarse a las penas es un trago de escarcha mal labrada..."

Felicidades, es un poema admirable.

Un abrazo fuerte de enhorabuena.

La Solateras dijo...

Es que no tienes corazón, Manuel.

Muy bueno.

Besos

Jesús Arroyo dijo...

¡Cojona! con perdón.
Menudo poema, amigo mio. Eso de "a solas hago trampas
sumergido en la imagen de un escote
que no toca ni a gramo por kilo de mirada" es para quitarse el sombrero y no ponérselo nunca.
Eres grande, Doc.

Anónimo dijo...

Es lindo...nostálgico?.

India.

Mari Carmen Azkona dijo...

Querido Manuel, es un poema tan intenso, tan penetrante...es magnífico.

Sé que soy egoísta, pero no puedo dejar de alegrarme de que la vida se escape hacia dentro, si surge gritando de esta manera.

¡Pero en qué gran poeta te estás convirtiendo!

Besos y un fuerte abrazo

Mila Aumente dijo...

"... Noticias que no caben encima de mi mesa, repleta ya de tantos desvarios". !Estamos buenos!Habrá que comprar una supletoria.

Querido Manuel, no sé si he hecho bien en leer este poema tan profundo antes de irme a dormir.Lo mismo me devano los sesos pensando dónde pongo yo mis desvaríos... En fin, contaré ovejas ¡y a ver qué pasa!, jajaja.

Buenas noches.

Rosa dijo...

Me alegra que no te quemen las penas cariño... No tanto lo del escote que le gusta a Jesús, pero eso es más lógico (jajaja!).

Pero sin duda eres capaz de hacer un poema tan bueno como éste aunque se te llenen de piedras los zapatos.

Un besito con admiración en cuarto creciente.

Anónimo dijo...

Es de lo mejor que has escrito, y mira que has escrito cosas buenas. Como estoy en un cyber, dados mis problemas hoy con internet, no puedo abrir mi archivo de pequeñas joyas literarias, y trasladarlo. Pero lo haré. Por la misma razón tengo que enviar así y firmado el comentario. Pero vale, ¿no?. Magnífico, Manuel, magnífico.

Emilio Porta

Cris Gª. Barreto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Manuel:

No atendiendo a los comentarios de los demás compañeros de letras, te digo con total convencimiento que es lo mejor que te he leído.

Recibe un gran abrazo,
Cris.

Pilar dijo...

Sigo por aquí, muda pero sigo, a ver se me deshace este nudo que tengo, me ayudas? Te echo de menos :(

Besos

Ángeles Fernangómez dijo...

Manuel, me has sumergido en la emoción que quieres transmitir, tus versos han tenido la culpa... Al fin y al cabo si el arte no consigue mover emociones, no es arte. ¡Misión cumplida! Besotes

Manuel dijo...

Gracias Nines. Tu comentario es un gran estímulo. Intentaré seguir trabajando.

Un beso.

Manuel dijo...

Lo se, lo se, Ana: todas me lo dicen. Pero ¿qué le voy a haser si nasí en el Mediterraneo?.

Gracias por el Halago. Un beso. Ya nos vemos muy pronto… ¿en la casa de Asturias?.

Manuel dijo...

Sabía yo que eso del escote te iba a tocar la fibra, Jesús. Creo, en el fondo, que lo escribí por ti.

Y es que los hay… Bueno, te lo cuento a ti en privado.

Manuel dijo...

Querida Mª Carmen: para ser un gran poeta tengo que comer yo muchas gachas. De momento me conformo con que, una persona como tú, me haga un comentario tan entrañable.

Gracias. Un beso enorme.

Manuel dijo...

Mila: si ya sabía yo que no venía bien este poema. Haz el favor de ordenar la mesa y… que lo pases requetebién en ese… bueno, tu ya sabes.

Nos vemos a la vuelta, seguro. Un beso.

Manuel dijo...

Cielo, con penas quemadas, piedras en los zapatos o escotes de a kilo… siempre te agradezco que estés ahí. Para mí eres toda una inspiración (y hasta aquí puedo leer)...

Manuel dijo...

Claro que vale, mi querido Emilio. Todo lo que sea saber de ti vale.

Manuel dijo...

Querida Cris: no tenías por qué haber borrado el comentario anterior.

Ante todo, agradecerte la alabanza del poema. Como le decía a Nines, espero seguir trabajando.

Luego, quería decirte que todo comentario es bien recibido, sobre todo si va dirigido a darme un buen consejo. Te lo agradezco en lo que vale y espero aprender eso de la puntuación. ¿Sabes?: es que a veces me lío.

Espero verte en los recitales. Un beso.

Manuel dijo...

Cuanto te echaba de menos, Pilar. ¡Claro que te ayudo!, a lo que necesites. Para eso soy tu tiito preferido. Da señales de vida, ¿vale?.

Te esperamos en los recitales: no faltes.

Un beso grande.

Manuel dijo...

Querida compañera: Gracias y gracias y gracias por ese sentimiento que a ti te sobra.

Estoy en deuda contigo, pero esta noche la saldo.

Un beso.

Laura Caro dijo...

Llego tarde, pero llego. Son cosas de mis septiembres. Me han gustado mucho los versos de la mirada y el escote y los dos últimos.
Cada vez que te leo tu poesía ha crecido un poco más.
Felicidades, compi.
Nos vemos mañana.

Manuel dijo...

Gracias Laurita. Prometo escribir más sobre los escotes: parece que impactan (¡Cómo no!).

Un beso hasta mañana.

azpeitia dijo...

Manuel acabo de publicar un comentario y ha desaparecido como por arte de encantamento...me reitero en lo dicho anteriormente.
Escribir poesía es vaciarse, soltar todo lo que llevas dentro hasta quedarte sin aire...Pero si esto además se hace con el arte que tu lo has hecho en esta poesía, es entrar en el Parnaso de los poetas grandes...un fuerte abrazo desde azpeitia