PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

sábado, 31 de diciembre de 2011

2012




Me resitía a dejar pasar este aciago 2011 sin un comentario. Es la noche del 30 al 31 de Diciembre de 2011; la agónica última noche de este año.


Ninguno de los prodigios maravillosos que nos prometieron se han cumplido. Han pasado los años, desde 2007. El tiempo pasa deprisa: de nada a poco, y siempre con el viento en contra en este camino de angustia y silencio.

Somos herederos de un tiempo de dudas y renuncias: más vale saberlo y decirlo y proclamarnos, al fin, herederos de ese tiempo en el que los sollozos ahogan las palabras.

De nada vale la añoranza.

Tenemos, a penas, lo que tenemos: el espacio concreto de Historia que nos corresponde, y un minúsculo territorio para vivirla.

Ahora toca ponernos en pie de nuevo, gritar fuerte quienes somos y que todos lo oigan.

Y, luego, que cada cual se vista como le venga en gana, ¡ya la calle!

QUE TODO ESTÁ POR HACER, Y TODO ES POSIBLE.

(Ara Mateix. Música de Lluis Llach. sobre un poema de martí i Pol. Traducción libre hecha por mí)

23 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Doc:
Vestidos o desnudos ¡es lo mismo! Lo importante ahora es tirarnos a nuestra calle que, por este motivo, es la de todos.

FELIZ 2012 ahora que la añoranza va de paso.

Abrazotes y...
nos vemos muy pronto.

Pilar dijo...

Yo del 2011 agradezco haber tenido gente como tú a mi lado, porque ya sabes que sin ti no sé que habría hecho.

Te quiero!! Un beso grande.

Anónimo dijo...

Las últimas palabras del año con una mota de desazón y un puntito de esperanza.

Hace frío en la calle, hay que abrigarse bien, que un constipado te tumba enseguida.

Me gusta.

Elia G. Solis

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Estoy contigo.
Como decía Celaya: " A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo..."
Nos vemos en la calle o en donde sea para hacer cuanto podamos por un mundo mejor.
Ellos, los poderosos, no lo harán, y por eso deben ser la diana de nuestras iras, de nuestro desprecio, de nuestra repulsa.
LO mejor que tenemos: los amigos, la camaradería, la solidaridad, la conciencia razonablemente limpia.
Lo pero: ellos, los poderosos, los especuladores, y sus perros los políticos.
¡A por ellos!

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Lo pero no, lo peor.

Elvira Daudet dijo...

Querido Manuel:

Comparto tu ira; a la calle, sí. Demasiada paciencia o resignación hemos tenido. Si no reaccionamos, los poderosos acabarán orinándonos encima cuando ya no queden derechos que recortar y hayamos retrocedido al siglo XIX. Evitemos que se prolonguen en el poder. En democracia, los gobiernos los pone y quita el pueblo. Pero no deja de ser sorprendente que hace sólo un mes el pueblo votó para cambiar a un gobierno impotente de centro por otro de la derecha dura. ¿Esperaba qué éste iba a resolver los problemas de los trabajadores y de los que ya no trabajan porque se han quedado en la calle? Estamos locos o somos unos necios que nos merecemos el jarabe de palo que nos aplican. Y esto no ha hecho más que empezar. El ministro de Economía, que inició el tsunami en L.Broders, tiene planes de escalofrío para marzo.

Deseo que las musas te acompañen, y que consigas todas las virutas de felicidad que logres arrancar a este 2012 que amenaza con llover piedras.
Mil besos.
Elvira

Elvira Daudet dijo...

Perdón, quería escribir brothers.

CARMEN dijo...

A la calle, a compartir, a repartir, a pedir, a dar, a ... vivir¡¡

Feliz año Manuel¡¡ con personas como tú, seguro que será algo más reconfortante.

Un abrazo

Laura Caro dijo...

Me sumo a tu grito en versos.
Así de breve es mi comentario.
Lo demás ya está dicho antes.
UN ABRAZO GRANDÍSIMO, COMPI.

Manuel dijo...

Queridos amigos: me ha encantado entrar aqui y veros en la calle, con un grito de dolor y esperanza en la garganta.

Y os admiro y os quiero por ello, por vosotros, por ser quienes sois.

La noche en la que nos han sumido, no me permite dormir. No hasta la muerte del tirano. Pero... él juega en casa. No, no: más. Él pone las reglas del juego; y, además, las cambia cada vez que le conviene.

Así que esta noche por fin he dicho en voz alta que no quiero jugar al juego del tirano. Que quiero jugar a mi propio juego, no al suyo.

TENEMOS MIEDO. Pero a qué tenemos miedo? Creo que a dos cosas nada más: a que nos quiten aquello que creemos poseer y a no poder tener aquello que creemos necesitar.

Si lo miramos bien, son miedos pequeñitos. Nos han ido desposeyendo de casi todo, hasta de la dignidad en muchos casos. Así que no podemos temer perder aquello que apenas poseemos.

Además, nos han hecho creer que necesitamos cosas que solo resultan necesarias en el mundo que ellos construyeron para nosotros. En cualquier otro mundo, "sus" cosas no son necesarias.

¡Así de simple!. No nos equivoquemos, no podemos dañar a los poderosos jugando en cancha. Pero su poder desaparece cuando jugamos a otros juegos.

ESE ES EL ÚNICO SECRETO.

Gracias a todos por estar y por ser.

Unknown dijo...

Emocionante entrada, Manuel.

Con el secreto desnudo en la calle ya no hay excusas que nos impidan salir tras él. Agotado ya el tiempo de la añoranza, habremos de regresar al de la conquista.
Porque todo es posible cuando se suman las fuerzas y porque el silencio no escribe la historia, aunque siempre la predisponga, quiero empezar el año sumando mi voz a este grito que se canta y espanta los temores con sus grandes promesas.

Como bien dices, dejemos a los tiranos contando sus miserias en su pequeña cancha y vayamos tras lo nuestro, la libertad. Más allá de la esclavitud y sus miedos, sólo ella nos espera.

Un abrazo cómplice
Montse

La Solateras dijo...

Querido Manuel y queridos todos amigos poetas,

Yo también me uno a vustro grito, pero tristemente desde el más absoluto escepticismo. Nos han entontecido, nos han minado la fuerza y la esperanza para después aplastarnos a placer.

Recomiendo leer la última entrada de El vuelo de Hécate, de María Sangüesa.http://elvuelodehecate.blogspot.com/2012/01/ya-estamos-en-2012-solo-le-pido-dios.html

El futuro, casi presente ya, es estremecedor. Ya no hay fe ni para salir a la calle, tenemos las manos demasiado desolladas para tirar, a pesar de lo podrida que está la estaca a la que estamos todos atados.

Pero en fin, tratemos de vendárnos las manos y tirar con las pocas fuerzas que nos quedan.

Ángeles Fernangómez dijo...

Pues sí, ¡a la calle que ya es hora...!
Manuel, hemos terminado el año bloguero de forma muy similar en cuanto al concepto, aunque no en la forma. Lo mío va de imagen, pero dice lo mismo.
NOTA: me encanta el lapsus que ha tenido Elvira Daudet en su comentario... jejeeeee.
¡Feliz Año! y que no nos olvidemos de reir.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

¡A la calle, Manuel! Sabes que desde hace tiempo vengo recordando el "Motín de Esquilache". Reivindico una acción de repulsa popular seria y coherente, sin contaminaciones ideológicas ni palabras al viento. El gobernado debe expresar con fuerza su descontento ante la ineficacia de los gobernantes. Además debemos organizarnos y preparar la soberanía del electorado para llegar donde debe: al Parlamento, por el camino de la urnas, claro. Ese será el paso siguiente, y, desde ahí, cambiar las leyes con el fin de que la Justicia sea igual para todos. El que no sirva a la calle; el que trinque, que devuelva la pasta y luego al trullo. Ni más ni menos.

Te deseo lo mejor, y que el 2012 no sea tan aciago como el que acaba de partir.

Rosa dijo...

Mi querido compañero de tantas noches de decepción de este mundo que cada vez es menos nuestro, estoy totalmente de acuerdo contigo -creo que ya lo sabes, pero me apetece expresarlo- y siento (como tú) que nuestra mejor arma es convencernos de que nada de lo que nos han querido hacer ver como necesario, a lo largo de nuestra vida, lo es. No necesitamos nada más que a nosotros mismos en la seguridad de estar unidos hacia un mismo fin. En el momento en que los intereses sean diferentes, se habrá perdido esta batalla una vez más.

Así pues cariño, apúntame a esa ONG de la que me hablaste anoche.

Gracias por ponernos esta chincheta en nuestro asiento del 2012.

Un besazo

Mila Aumente dijo...

Sí, de nada vale la añoranza. Sin embargo, tampoco creo que se consiga nada con el pesimismo. Para conseguir cosas importantes se necesita energia e ilusión. Creo que la lucha por un mundo mejor la deseamos una mayoría. No decaigamos para conseguirlo. La esperanza no se debe de perder jamás.

Un beso, Manuel. Y FELIZ 2012

Manuel dijo...

Queridos amigos:

en estos días me dispongo a leer dos libros que, entiendo, son fundamentales para este momento que vivimos.

Uno de ellos, por más conocido y por ser reflejo fiel de lo que se nos está administrando, me puede servir, más si cabe, de revulsivo. "1984" de Orwell.

El otro, aún desconocido para mi, "1Q84" de Murakami... Me espero lo mejor de sus tres volúmenes.

No olvidemos que El Gran Hermano existe.

Besos.

Jesús Arroyo dijo...

Ese gran hermano sin pantalla de tv, Doc, eres TU.

Maria Sanguesa dijo...

Ya sabes, querido Manuel, que el grano de arena participa de la misma esencia que posee la montaña. Todos juntos, desde donde nos toque, podemos ser montaña... gracias.
Esta canción de Lluis Llach me trae el recuerdo de alguno de sus conciertos, de cuando pude escucharla por primera vez y, abrazada a mi carpeta del instituto, coreaba el "tomba, tomba..." Han pasado muchos años- muchísimos- y el horizonte sigue siendo desolador. Pero es necesario continuar pensando "que todo está por hacer, y que todo es posible". Aunque, como dice Ana- muchas gracias, querida amiga- el escepticismo se adueñe, cada vez con mayor frecuencia, de nuestro ánimo.
Este aciago 2011 tuvo sus destellos de luz, conoceros fue uno de los más hermosos.
Un fuerte abrazo.

Nines Díaz dijo...

Querido Manuel,

Me uno a todos los comentarios de apoyo y solidaridad en este tiempo de "dudas y renuncia" donde, como decía Blas de Otero, nos queda la palabra. Esas palabras que ojalá sirvan para sentir que otro lenguaje puede ser escuchado.

Gracias por la exhortación y un grandísimo abrazo.

Manuel dijo...

Jesús: me tomo a bien lo del Gran Hermano... En el fondo el papel sería bueno si fuese posible.

Manuel dijo...

Querida María: yo cante L'estaca y también la coreé. Pero ahora es tiempo de protagonismo en primera persona.

Eres un ser bello e íntegro. Tu amistad también ha sido para mí una de las mejores cosas de este año que pasó.

Espero que empujemos todos juntos para acbar con este sinsentido que está mantando a tanta gente.

Un beso.

Manuel dijo...

Querida Nines: espero verte en Libetad el día 12. Espero que ese día todos clamemos precisamente por la Libertad

Gracias por estar. Un beso.