PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

lunes, 6 de febrero de 2012

CAUSAS PRIMARIAS (DIÁLOGO DE SORDOS)


Me dices que hay muy poco que decir.
Y ya no sé si lo que pasa
es que me he perdido algo estando entre tus brazos.
O que la luz, rendida a tu liturgia,
va apagando su rastro entre los restos
de cada tarde tuya,
que ahora ya no es tan mía.

Me dices que te vas y soy tan sordo
que entablo una amistad con la cigarra,
le pido que me cante;
no me entero del polvo que levantan
tus ojos que se alejan al galope.

Me dices que me dices tantas cosas
que no entiendes que tenga
la calma tensa de escribir dormido.

Me dices, cuando dices buenas noches,
que te vas sin remedio porque vives
enterrada en la angustia.
Y yo establezco una feroz batalla
con la pata más coja de la mesa
tratando de entender,
mientras me hablas,
por qué aquel mueble sigue cojo
contra todo pronóstico.



13 comentarios:

Pilar dijo...

Serrat acompañando esta delicia que envuelve con su ritmo de verano lento y de canto de cigarras.me encanta lo del "polvo que levantan tus ojos que se alejan al galope".

Me gusta mucho cielo.un beso grande y ya de lejos.

Emilio Porta dijo...

Tu poesía va siendo de autor. Hay una forma ya de escribir - y de relacionar formalmente palabras e ideas - de Manuel Martínez Carrasco. Un estilo personal a través del cual cabalga siempre la sensación cortada por un pensamiento inesperado. Me gustan tus asociaciones porque responden a un mundo muy personal que, aunque a veces produzca pequeños escalones de desconcierto, siempre nos sugiere una reflexión inteligente, lo cual, hoy día, me parece lo mínimo que se le puede pedir a un escritor. Que cuando nos da algo escrito no es una mera descripción lineal sino una mirada en la que no se explica todo. Y algo muy curioso: muchos de tus poemas, éste también, dejan la sensación de que el poeta es un solitario que, sin embargo, vive, constantemente, con el deseo de la amada. Alguien que es referencia, pero nunca un muro de contención de la libertad. Alguien que está presente pero, a la vez, escapa. Hay mucho de búsqueda de la seguridad en la constante incertidumbre de todo. Incluso en el amor, que, aunque se toque, se escapa. Me gusta tu modo de andar en Poesía, Manuel. Es una lírica envolvente a partir siempre de una llamada, con una clara alteridad hacia el deseo y una referencia constante de necesidad de afirmación de esa compañera que acompaña, pero que no siempre está disponible. Ella como utopía inconstante, pero también como base de tus pasos. Depende del poema. Espero haber captado algo de tus intenciones. Aunque no es importante captar la intención exacta del autor. El buen autor y el buen lector son los que transmiten y captan algo más que un contenido fijo. Un poema puede sugerir y producir sensaciones distintas en el autor y el lector. Lo único que importa, eso sí, es que transmita y produzca algo.

Jesús Arroyo dijo...

Doc:
Tiene razón Emilio. La poesía que escribes tiene un "Manuel Martínez-Carrasco" en la solapa.
Un abrazote.

La Solateras dijo...

Querido Manuel,

Un hermoso poema entre el ansia de libertad y el ansia de ser poseído, tal como yo lo percibo. Estamos llenos de contradicciones, yo diría que afortunadamente.

En cualquier caso, nos deja imágenes bellísimas.

Un abrazo fuerte.

Jorge Torres Daudet dijo...

La pata coja y el amor con el pronóstico, los primeros síntomas de moribundo.
Sí es tu estilo.
Un fuerte abrazo.

Oréadas dijo...

Tantas cosas se dicen sin ser escuchadas que cuando realmente hay que escuchar, no queda nada ya que decir, pues se ha dicho todo.
Me gusta tu poesía, y es un placer volver a tu espacio y agradezco enormemente que tú dejases huella en el mío.
Un saludo, volveré ;)

María Jesús dijo...

Hola, Manuel.

Cuanto tiempo, me da mucho gusto saber de ti. Que melancólico el poema, lo leí escuchando la canción de Serrat, y queda fabuloso. Un beso, amigo.

CARMEN dijo...

Has dicho tanto.. que poco queda por decir.. me encanta, Manuel¡¡

Nines Díaz dijo...

...No me entero del polvo que levantan/tus ojos que se alejan a galope...

Me ha gustado mucho este poema, Manuel, sobre todo esos versos.

Un fuerte abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Manuel, poco puedo decir de este poema que no lo hayan dicho los que me han precedido en la pantalla del comentario. Sólo decirte que seguiré leyendo estos versos mañana y pasado, y al otro, y muchos días más, No me resigno a quedarme en la nada de su ausencia y "se vayan sin remedio porque vivan enterrados en la agnustia".

Gracias, amigo. Un abrazo.

Alex

Rosa dijo...

Al final casi llego tarde a dejarte, aunque ya te lo he dicho, mi admiración por ese empeño tuyo en seguir escribiendo tan bien y como dice Emilio, Jesús, Alejandro... dejar tu marca personal en cada verso y a pesar de todo no sonar a lo mismo sino impactarnos como si fuera el único.

Un beso emocionado cariño, por el contenido y la forma de contenerlo.

Laura Caro dijo...

Jolín, compi:

Después de todos estos comentarios, especialmente el de Emilio, creoq ue queda poco que decir.

A mí también me parece que tienes un estilo muy tuyo y me encanta.

Un beso grandote.

Manuel dijo...

¡Casi llego tarde a esta reunión!...

A todos los que me habéis acompañado en este poema del que, por otro lado, me siento medianamento satisfecho, mi agradecimiento.

A mi incondicional Pilar por su aliento constante; a mi querido Port por esa aportación suya tan técnica y cariñosa.

A Jesús, a Ana y a Jorge, a quienes siempre leo y recibo con cariño.

A Oréadas y Mª Jesús, ya casi parte de este Blog.

A Nines y Alejandro, cuya presencia es tan importante aqui o allá.

A mi querida Carmen, que cada día nos regala cosas nuevas y maravilllosas en sus Blogs.

A mi "compi" de Sidecar, Laura Caro. Incombustible y llena de una fuerza maravillosa.

Y, por fin a mi dama (lo siento) predilecta, Rosa. Cierto que sin ella nada de esto existiría.

Gracias a todos.