PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 8 de junio de 2012

LOS NOMBRES QUE ME INVENTO.



Invento flores
como el desierto en día de lluvia.

Y no son mi afición inconfesable.
Es más bien que los nombres que contienen
me sugieren colores excitantes
pasionales o perversos.
                 
El juego, muchas veces, es sencillo:
reparto nombres al azar.
Siempre hallo un argumento que me inspire
asomando a través de algún escote,
en la piedad de unas caderas,
en ese espacio-piel que se me ofrece
ingenuo tras la barra si te agachas,
o acurrucado
en la esquina de una sonrisa.

Da lo mismo cual sea la excusa
o el hielo de la copa que me bebo
muy lentamente.

Del otro lado hay un jardín
y yo sospecho el nombre de sus flores.


12 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Doc:
¡Sin desperdicio!
Sigue inventando, no flores, POEMAS como este que nos traes desde la puesta de sol en un bar cualquiera.
Abrazos.

La Solateras dijo...

Decididamente, Manuel, lo tuyo son los bares y sus sugerencias.

Muy bueno. Muy tuyo.

Besazos mil.

Mila Aumente dijo...

¡¡Qué bonito, Manuel!! Lo he leido cuatro veces y cada vez me gusta más. Leer textos de esta categoría es un placer maravilloso. Es como una invitación a descubrir el aroma de las flores de ese particular jardín.

Un besito y Felicidades.

CARMEN dijo...

Absolutamente embriagador.. tu sello es inconfundible.

Gracias, Manuel.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Tuyo, tuyo hasta la médula de tus ojos o de ese escote por donde se escapan.

Menos mal que las camareras te inspiran estos versos, porque si no... (jajaja!).

Me ha encantado el juego. Es realmente bueno.

Un beso cielo

Pilar dijo...

Jo, qué bueno! me encanta volver y encontrarme estos regalos!
Quién pudiera entrar en tu cabeza y ver lo que se cuece por ahí!!sin duda sería, como mínimo,divertido :P

Un besototee

Terly dijo...

Amigo Manuel; me has hecho vivir la escena y los ojos se me fueron tras ese escote. Aparecieron inesperadamente las lágrimas en mis ojos, lástima que no se debieran a la esencia de ciertos sentimientos, sino al humo del fumador que tenía a mi lado.
Un abrazo,

Elvira Daudet dijo...

No, querido Manuel, a mí me cabe el inmenso orgullo de no pertenecer al bando de los asesinos: mi sangre estuvo, y está, en el otro lado.

Muy bueno tu poema, tiene la atmósfera de película de Bogart.

Un abrazo
Elvira

Mari Carmen Azkona dijo...

Querido Manuel, sin duda, coincido con los compañeros, es tan tú. Me encanta el juego, la atmósfera que pintas y ese quedarse acurrucado en una sonrisa, qué imagen tan bonita...

Precioso, a ver si me acostumbro a mirar los bares de otra manera, quizás así encuentre algún poema.

Besos y un fuerte abrazo

Lembranza dijo...

Manuel, me encanta tu imaginación!!
Creo que tu mundo interior es tan inmenso, que fluye hacia fuera en forma de palabras. Bicosss

Anónimo dijo...

EL NOMBRE INVENTADO HA PASADO A SER REALIDAD EN LA HIJA QUE ACABO DE TENER ,LE HE PUESTO ROSELLA.ES HERMOSO , AMAPOLA .Sirvan estas letras para despedirme, dejé atras la ironia no tengo tiempo para ella , la crisis me la robó . regreso a mi pais con el alma partida en dos , aca ...alla.Muchas gracias Manuel por tu poesía

Marina Tapia Pérez dijo...

qué gran final de este poema! hace tiempo no te visitaba y me he quedado gratamente sorprendida con este poema y con el anterior que has publicado. Está lleno de imagenes y crea todo un ambiente...espero verte pronto y escucharlo con tu voz, amigo. Besos granaínos