PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

jueves, 14 de abril de 2011

CRONICA DE UNA TARDE EN LIBERTAD



Hace ya una semana: ¡como pasa el tiempo! Mientras
tanto se nos ha metido entre pecho y espalda una primavera feroz. Quizá fueron ellos mismos quienes la trajeron hasta nuestra piel.

Esa piel que Maria García Zambrano y Pepe Ramos se encargaron de erizarnos el pasado día 7 en el último recital del ciclo Poesía en Sidecar, en Libertad, 8. La que ellos se dejaron sobre la tarima para decir sus versos.

Nos preguntábamos cómo resultaría esta nueva experiencia: dos poetas con un lenguaje radicalmente distinto se subían juntos a leer, y aquello podía resultar explosivo. En efecto: resultó una bomba maravillosa de contrastes, risas y momentos tan íntimos como solo nos puede brindar la voz de María García Zambrano.

Primero sonó la voz completa, decidida, chilena, de Marina Tapia que fue en este caso la encargada de presentar a los poetas. Así, desde el primer momento se llenó de color el escenario, no solo con su propia belleza, sino con la de sus palabras, como no podía ser menos. Presentar a dos amigos en su lectura poética es siempre importante, pero si uno de ellos es alguien muy, muy especial, la voz se hace música por sí misma.

Luego, María nos habló de “la masa de croquetas de su madre…” y de esa hermana que le ha crecido de los ojos… Nos habló desde la dulzura de su voz y de sus ojos chispeantes que no pararon de reír en todo el recital. Leyó sus poemas arropada por la atención de todos los amigos y, ¡cómo no!, de su familia que gritaba “que bonito” cuando algún verso les emocionaba más de la cuenta.

Junto a María, Pepe Ramos. Una poesía urbana y desgarrada, como la que abre esta crónica en el vídeo que acompaño: “Que te deje de hablar la peña y que tu hermana vuelva a la secta. Que te despidan… y que no me olvides nunca”. Poesía impregnada también de ternura que es la que irradia del ser del mismo poeta. Porque, como él dice, “que todo el monte sea orgasmo”.

Todos reímos y, casi seguro, alguna lágrima se derramó en este recital, quizá el más intenso de cuantos se han hecho hasta ahora en el ciclo del Sidecar. No faltamos los amigos; no faltó el público que ya está pendiente, cada primer Jueves de mes, de la próxima entrega para acudir a Libertad, 8 incondicionalmente. Pepe Ramos y María García Zambrano nos han regalado una lectura poética de las que no se olvidan.

Pero quedan más. Así que os esperamos el próximo día 5 de Mayo, en el mismo lugar… a la misma hora.

7 comentarios:

Pepe Ramos dijo...

Muchas gracias, Manuel: según lo pintas dan ganas de haber sido espectador más que recitante. Coincido en las alabanzas a mis compis de escenario. ¡Vaya dos patas pa un banco!

La Solateras dijo...

Una maravilla. ¡Cuánto siento no haber podido estar!

Muchos besos a los artistas y al reportero.

Laura Caro dijo...

Jo. Qué pena no haber estado.
Gracias por el vídeo, Manuel, aunque se nos haga breve.
Besotes a todos.

Rosa dijo...

Así fué y así lo has contado cariño, como ese forma de mirar especial que siempre pones en tus crónicas... Me ha encantado.

Casi seguro que esta entrada de la primavera con prisas tiene mucho con ver con aquella noche, porque la complicidad de Pepe y Maria y todo lo bueno que existió esa noche en Libertad, hizo que se precipitara.

Gracias Manuel y gracias Pepe y Maria por hacernos pasar horas tan hermosas... Ahora a esperar a Jesús y Angeles con muchas ganas.

Un beso

Emilio Porta dijo...

Magnífica crónica de un recital anunciado que, a mi, particularmente, y mira que conocía la Poesía de ambos, me sorprendió por la selección, el ritmo, el "comportamiento" de los actores, y también de Marina, en el evento...en fin, fue realmente un acto muy especial. Me sentí muy bien, muy cerca de sus letras y muy integrado en el marco. Creo que a todos los que asistimos nos pasó algo parecido. Manuel, estás en todo. Y con todos. Pero es que Poesía en Sidecar es el mejor paseo en moto que he dado en mi vida. Y he dado algunos, como sabes, en otro tipo de moto, más concreta.

María García Zambrano dijo...

¡Gracias Manuel! Una crónica preciosa de un recital al que, como dice Pepe, me hubiese gustado asistir como espectadora!
Yo me lo pasé pipa, la verdad, y por lo visto los demás también, así que el objetivo más que cumplido.
Seguimos compañeros del Sidecar el primer jueves de mayo con Jesús y Ángeles, ¡qué ganas!
María

Pilar dijo...

Jo!! qué pena no haber estado! Espero disfrutar del siguiente, gracias por hacernos llegar parte del Recital!

Un beso de sabado