PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

domingo, 17 de abril de 2011

PERROS



El aire está
muy revuelto estos días.

Hace frío;
desde los barcos suena la campana
como si hubiese niebla.
Navegan lentos:
sus lúgubres sirenas avisando.

El aire, como tú,
en estos días
lleva los ojos pintados de negro,
como un luto,
sepa Dios por qué ausencias.

Se derrama una lluvia
de dientes afilados que se clavan
carne adentro, en el alma:
tal si fuesen palabras hechas gotas de llanto;

como una maldición que recorriera
el mundo que vivimos.

Es el tiempo de pasos inseguros;
esa certeza que se vuelve duda
mata en columna de a uno cuanto encuentra
y no llega a decir
palabra redentora que la libre
del aire de tormenta que ha dejado.

31 comentarios:

La Solateras dijo...

Es curioso que en estos días tan claros -meteorológicamente hablando- te surja este poema tan oscuro. Transmite una penumbra anímica envolvente y triste, que yo sé que es falsa. Pero eso es lo que saben hacer solo los buenos escritores.

Muy bueno, Manuel

Un abrazo

Cris Gª. Barreto dijo...

Sí todo está revuelto, como el trigo con la cebada.

Pero de nada sirve lamentarnos de esta mala atmósfera, debemos intentar mejorarla. Coger el timón de nuestro barco y que nadie maneje en su bitácora.

Buen texto Manuel.

Un abrazo,
Cris.

Santiago Solano dijo...

Me gusta este poema Manuel.

Santiago Solano

Nines Díaz dijo...

Enhorabuena, Manuel, me ha gustado muchísimo este poema que deja una bella niebla a la certeza. Muy bueno.

Un abrazo.

Laura Caro dijo...

Hay día en que el tiempo no acompaña, días en que se aferran las nubes a la piel y el sol que espera fuera es insuficiente para calmar el frío.
Un abrazo, Manuel.

Pilar dijo...

Què viaje tormentoso!! Has conseguido sumergirme en algo oscuro. Qué bueno cielo!

Un beso

María García Zambrano dijo...

Leo este poema bajo un cielo que se nubla en el Sur, olor a incienso y esa negritud trágica de la semana más santa en esta tierra... Me gustan tus versos, ya sabes que a veces soy un pelín oscura...
Un abrazo
María

ROCIO dijo...

Hola os estoy cogiendo a la gente de los encuentros para poder leeros. me gustó este texto en elq ue se describe lo negro y espero de ciertos días que a todos nos afectan.

Un abrazo Manuel.

Rocío

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Manuel, has puesto una estética bien guapa en la fea singladura de la vida que ahora bnos toca. Eso que tú ves "como una maldición que recorriera el mundo que vivimos", merece la energía de todos -no solo las palabras que tanto usamos- para corregir el rumbo del barco que, bajío tras bajío, va camino del naufragio. Pero seamos optimistas, todavía no es tarde. Aún podemos vadear y hallar puerto feliz.

Un abrazo.

Alex

Elvira Daudet dijo...

Querido Manuel:

¿Qué niebla se te ha metido en el alma, a ti tan vital y positivo?
Me encanta tu poema, tal vez porque yo ando escasa de vitalidad y el porvenir general -no sólo mío-es tan oscuro y amenazador que apenas deja resquicio a la esperanza.
Un gran abrazo
Elvira

Rosa dijo...

A río revuelto…tal vez conviene revisar el tiempo que nos toca y sacar de él aquellos momentos que nos dejó;
hermosos o no tanto, pero siempre con el deseo de haberlos vivido.

Hermoso poema para pensar, sentir y no intentar comprender…

Un beso cariño

Manuel dijo...

Querida Ana: el poema es oscuro solo por exigencias del guión. No fue mi tiempo oscuro quien lo redactó. Pero me alegra haber creado una sensación. Eso es casi un halago.

Un beso.

Manuel dijo...

Tu comentario es casi bíblico, Cris. Lo sería más aún si mi mano blandiese una hoz dispuesta a segar gargantas… Pero no es así, evidentemente. No es un lamento: solo un intento.

Gracias por tu visita. Un beso.

Manuel dijo...

Gracias por tu comentario Nines. La niebla es muchas veces buena compañera.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Los días de niebla se me señalan como promesa de futuro, Laura.

Y tu presencia aquí siempre es una sonrisa. Gracias. Un beso.

Manuel dijo...

Tú si que sabes de tormentas. Espero que salgas pronto de la oscuridad. Algo de eso pretende contar este poema.

Besos corazón.

Manuel dijo...

Estos días son de lluvia, humedad, frío renovado, María. No pretendí ser oscuro, pero tampoco explícito. A veces la poesía tiene eso, ya sabes.

Muchos besos y disfruta de tu Sur.

Manuel dijo...

En realidad, Rocío, este poema trató de recoger lo inútil de un momento que estaba viviendo. Lo que pasa es que escribo tan mal que todo el mundo se piensa que estaba triste.

Pero ya he dicho, lo importante es que se cree alguna sensación en quien lo lee.

Un beso.

Manuel dijo...

Fíjate, querido Alex: yo me fijaba más en esas palabras, dientes afilados, que se clavan carne adentro… Porque así son, muchas veces, las relaciones entre las personas. Por eso es bueno que las sirenas suenen, para evitar los bajos en que tantas veces encallamos…

Gracias por estar cerca siempre. Un abrazo.

Manuel dijo...

Querido Santiago: un comentario tuyo siempre es un aliento.

Escueto, más aún. Sin adornos: te gusta.

Y a mí me gusta la gente como tú.

Un abrazo grande.

Manuel dijo...

Mi querida Elvira: “Noli me tangere”. No te lo digo a ti, claro está, que puedes tocarme cuanto te plazca. La oscuridad no toca mi alma. La contemplo en el exterior; la niebla está fuera, no dentro. Mi vitalidad está a salvo.

Yo creo que tu tienes vitalidad para poner un puesto en el Rastro. Como ya he dicho, la oscuridad emana muchas veces de gargantas ajenas. No es un problema: podría ser triste.

Ya sabes que te espero el día 5 en Libertad, ¿eh?.
Un beso.

Manuel dijo...

Querida Rosa: tú, mejor que nadie, sabes por qué se escribió este poema. Solo tu has vivido ese tiempo de nieblas y traiciones a mi lado.

Solo tu sabes de la fuerza que nos acompaña y del empeño firme en mantener la sonrisa como bandera.

Será por eso que te quiero.

Manuel dijo...

Queridos amigos: este poema ha nacido de un momento duro en las relaciones con la gente que me rodea. Un tiempo quizá de sensibilidades extremas en el que los ombligos dejaron de ser redondos para convertirse en el centro mutante del Universo.

Un tiempo en el que la claridad de las relaciones se ha enturbiado y hemos navegado entre nieblas, a veces muy densas, incapaces de ser salvadas por sirenas o campanas. A estas alturas no voy a decir que esta experiencia sea capaz de curtirme: más bien me dan ganas de marcharme muy lejos. Al menos allá donde esos cuchillos afilados no se muestren tentados de morder mi alma.

Y sí: pienso que esta situación que narro en el poema es “como una maldición que recorriera el mundo que vivimos”. Ya conocemos el pecado capital del español, ¿verdad?

No hubo redención hasta el momento. Quizá mañana… Pero, entre tanto, los muertos siguen cayendo, asesinados por ese ejército “en columna de a uno”, tan solos, tan patéticos los asesinos…

antonio castillo dijo...

Yo creo que ya lo han dicho casi todo, solo añadir que me ha gustado y que, aunque tu afirmas que únicqamente obedece a un estado de ánimo personal y pasajero, a mi, al leerlo me ha dado la impresión de que se ajustaba como un guante a la situación actual del planeta que nos aguanta. Un fuerte abrazo

.A dijo...

Es el tiempo de pasos inseguros ..
esa certeza que se vuelve duda ..
esa duda que se convierte en miedo..
de si volveras...

Enrique Gracia Trinidad dijo...

¡Joder, qué poema! Si te sirve de algo, hace años escribí un poema que terminaba diciendo:
"Hay días en que el hombre / debe apagar las horas / y volverse a dormir hasta mañana"
Pues eso, apaga la luz, que le dé a quien sea lo que sea y mañana nos vemos y nos tomamos unas copas.
Mi abrazo grande

Mari Carmen Azkona dijo...

.
“ Es el tiempo de pasos inseguros;
esa certeza que se vuelve duda
mata en columna de a uno cuanto encuentra
y no llega a decir
palabra redentora que la libre
del aire de tormenta que ha dejado.”

Pero si has encontrado la palabra que libere la rabia que no encuentra alojo en tu corazón. Porque nuestros pasos serán inseguros pero no se quedarán el la sala de los pasos perdidos...tras la tormenta llega la calma.

Magnífico poema, Manuel, personal por el momento en el que lo escribiste, colectivo en mi memoria. Te entiendo perfectamente.

Besos y un fueeeeerte abrazo.

Manuel dijo...

Querido Antonio: creo que esto que solo quiere decir que la situación del planeta es fiel reflejo de los individuois humanos que lo habitan.

Así que sí, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Intenso comentario, .A

Gracias por tu visita.

Manuel dijo...

Querido maestro: diremos aquello de que paren el mundo, que me bajo.

Pero creo que, de momento, nos toca quedarnos.

¿Qué se le va a hacer?.

Un gran abrazo. De todas formas nos tomaremos esa copa.

Manuel dijo...

Querida Mª Carmen: como siempre te agradezco tu comentario cercano y alentador.

Espero que tampoco nos quedemos perdidos en una "calma chicha".

Un beso.