PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 13 de marzo de 2012

ACUARELA


Medio cigarro que no sobra
y una gorra calada hasta los ojos.
La sombra que no espero
caído como estoy en tu ramaje.

Así es como dibujo una tarde cualquiera
en medio de mi noche y de tus días.
Sobrado de nostalgia
vacío del abrazo, en tanto beso,
sumiso a mi zapato
que aprieta donde menos falta hace.

Me entrego a la locura
de arreglar cachivaches en mi mesa:
ese reloj que no funciona,
un viejo tocadiscos,
el alma de repuesto que compré en algún saldo…

Siempre despierto demasiado tarde
ahogado en piezas que me sobran,
desechos inorgánicos,
sin más remedio cuerdo
después de tanta pérdida concreta.

24 comentarios:

La Solateras dijo...

Manuel, no te duermas nunca si demasiado tarde escribes estas maravillas.

Besos, trasnochador.

Pluma Roja dijo...

Una perfecta acuarela escrita. Se ven las imágenes.

Saludos cordiales.

luismi dijo...

Estoy de acuerdo. Qué locura intentar arreglar lo que ya no se puede arreglar.

Un abrazo

María García Zambrano dijo...

Vas creando un ambiente para dejar caer ese último verso, "esa pérdida concreta" que concluye un poema excelente. Y nos dejas además esta canción del pasado... ¡cómo eres!
un abrazo fuerte
maría

Nines Díaz dijo...

Magnífica acuarela que transmite el dibujo de esos versos finales tan logrados.

Un abrazo, Manuel

Mari Carmen Azkona dijo...

Una de las técnicas pictóricas que más me gusta, Manuel, es la acuarela. Los sutiles matices de luz, la simplicidad del lenguaje de colores, la delicadeza de los perfiles...nada hay que dificulte la transparencia de las imágenes.

Lo mismo ocurre en este poema, tan visual que no me atrevo a elegir una imagen por miedo a romper el equilibrio. No sobra nada, todo es orgánico y hermoso.

Enhorabuena, Manuel, gracias por abrir la puerta de esta galería.

Besos y un fuerte abrazo.

Pilar dijo...

Si tuvieras un rato para arreglarme cachivaches esta noche... aunque creo que esta poesía me cura un poco el alma.
Te escribo atenta, con el tiempo que me deja el cigarro a medias que me queda en esta madrugada.Y me gusta más otra versión:
http://www.youtube.com/watch?v=mjyjqHw8cyw

Besicos de fin de miercoles- principios de jueves (con trabajo ;) ya hablado hasta para el curso que viene) Muaaa

Rosa dijo...

Me quedo con el comentario de Mª Carmen Azcona como si lo hubiera escrito yo… Elegir una imagen de este poema tan bueno, sería romper un equilibrio perfecto.

Escribes y escribes y nada es vano, nada sobra y cada día se cierra más el círculo hacia la belleza de tu poesía.

Un beso cariño y gracias por escribir cada día mejor y darme el honor de verlo casi desde su incio.

Laura Caro dijo...

Qué maravilla de acuarela la de hoy. Todos te imaginamos perfectamente, tal como te retratas... Una gozada leerte.

Un beso grandote.

PD: Gracias por ese poema mío que he he descubierto abrigando tu pared derecha..;-)

Lembranza dijo...

Preciosa acuarela Manuel. La melancolía habita en tu poesía y le da fuerza y esperanza.
Un beso

Manuel dijo...

¡Ay, Ana! ¿tu me llamas trasnochador?

Ojalá mis versos salieran siempre como estos. No por que sean buenos o malos, sino porque los siento sinceros.

En fin, yo trato de escribir y me gusta que personas comno tú estén ahí, cerca.

Un beso.

Manuel dijo...

¡Hola, Pluma Roja!: y lo bonitas que son las acuarelas?

Gracias por visitarme.

Manuel dijo...

Ya, Luismi, puede que sea una locura. pero quien dijo que vivir no es una locura?.

Manuel dijo...

Los que andamos arreglando cachivaches sabemos lo que es tener una cajira llena de esas piezas que nos sobraron de anteriores arreglos.

Y atesoramos esos chismes comosi fuese un verdadero cúmulo de magia. Asi de simples somos algunos.

Me ha gustado poner esa impresión en un poema.

Un beso, Maria.

Manuel dijo...

Nines, no se si los versos finales son más o menos logrados: no tengo criterio para juzgar eso. Me siento bien con este poema porque me siento sincero en él.

Manuel dijo...

Querida M Carmen: la dificultad de la acuarela creo que reside, precisamente, en la transparencia del color. NO se puede corregir nada.

Es fresca, intuitiva, ligera, cargada de emoción.

Quizá esta acuarela mía que he traido, no sea tan así como debiera ser. Pero prometo aplicarme más y mejorar.

Manuel dijo...

Felicidades por tu nuevo trabajo, Pilar. Estoy seguro de que lo vas a hacer de lo mejor de lo mejor. Vales mucho y la gente va a quedarse encantada con tu labor.

Ya sabes que hay un enanito por ahí, que aprieta o afloja tuercas. Me gusta jugar a veces a ser ese enanito.

Un besazo con ganas de verte.

Manuel dijo...

Querida Rosa: escribo y escribo en esasa noches que te robo (tu sabrás perdonarme) porque no me queda más remedio.

Si lo que escribo está bien o mal, vosotros lo decís. Yo solo me quedo con el regusto de haber plasmado o no lo que quería decir.

Hoy, ese regusto, tiene el sabor del chocolate negro.

Un beso, ya sabes.

Manuel dijo...

Mi querida Laura: esa columna mia de la izquierda se siente muy honrada de acogerte.

Gracias por estar siempre cerca. Un beso grandote, como tu corazón.

Manuel dijo...

Mi querida Nunci: no se si es melancolía lo que anuda mi poema. A lo mejor soy yo mismo (y no me tengo por melancólico).

en cualquier caso, me gusta que te haya gustado.

Besos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Estos versos, Manuel, los podría cantar muy bien nuestro admirado Sabina...¿los oyes?
Un abrazo.

elviradaudet dijo...

Ahora me lo explico, con un alma de repuesto se pueden hacer virguerías, incluso poemas tan preciosos como éste.

Mi admirado doctor, el argumento que me das en tu comentario va en contra la evolución. Te quiero demasiado para creerlo.
Besos
Elvira

Manuel dijo...

¡Ay, si yo fuese mejor cantor!, querido Jorge. Esperemos que alguien sienta ese interés y alguna vez ponga música a mis versos.

Pero mientras, es un lujo tenerte como lector. Gracias.

Un abrazo

Manuel dijo...

Mi querida dama: las almas cuelgan pacientes en ese fondo de armario que todos tenemos. Ya se sabe que el mejor color para ese fondo es el negro.

Y, con respecto a mi comentario, cuando tenga el placer de volver a verte, lo hablamos.

Un beso grande.