PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

jueves, 8 de marzo de 2012

CARACOL

A Rosa

En un comienzo de etapa

¿quién sabe hacia donde?


Llega el tiempo de hacer maletas,
desclavar los remaches
de una vida
y mirar con recelo cada caja.

Decidir
qué fantasma me llevo y cual se queda
a pesar de ese cerco lechoso en la pared
que queda tras un cuadro que se quita.

Tiempo de criba
para cosas que afloran por encanto
cuando menos falta hace.
Y otras
que quedan en la duda entre las manos
pendientes de algún hilo,
atadas a recuerdos imprecisos.

Una gota imprudente moja
la página catorce de algún libro
que duda
si seguir con sus versos a la espera
o emprender la aventura de este viaje.

La traición del espejo de la entrada
se consuma en la arruga de los ojos.
Propone un paso atrás que es imposible:

El tiempo ya hizo su trabajo.

20 comentarios:

La Solateras dijo...

Muy buen poema de cierre de etapa y comienzo de otra llena de promesas y de realidades que compartís entre los dos.

Mucha suerte para ambos.

Besos

Jorge Torres Daudet dijo...

Las mudanzas tienen mucho de esperanza.
Dejar los trastos inservibles, que nunca se tiraron, quemarlos cual aquelarres y noches de San Juan, y vivir esas cosas, sensaciones, "que afloran por encanto".
Que el encanto se produzca.
Un fuerte abrazo.

CARMEN dijo...

He mudado,cual insecto,muchas veces mi piel y, en cada una de ellas, en cada cambio hecho con miedo y con incertidumbre, una vez concluido el proceso ha comenzado algo nuevo,desconocido y que me ha hecho lo que soy,bueno , regular o malo..pero siempre me ha enriquecido.

La vida está entrelazada de mudanzas.. SUERTE,que os la merecéis.

Un abrazo y mi casa, mi corazón y mi alma mudada está a vuestra disposición, amigos. Os quiero.

Nines Díaz dijo...

Todo cambio lleva consigo la nostalgia de lo que se deja (tan impecablemente expresado en el poema) y la incertidumbre de lo nuevo (que siempre puede más por lo desconocido del viaje). Así es, Manuel, tu lo dices en el verso final: el tiempo hizo su trabajo.

Enhorabuena con mis mejores deseos y cariño.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Mi querido Manuel, el destino no es lo importante ya sabes, sino la compañía elegida para recorrer el camino y sé que he elegido bien. Por eso, a pesar de este cambio tan importante como díficil, estoy segura de ir con quien deseo sin importar hacia donde.

Gracias por este hermoso poema que suple con creces las gotas dejadas en algún libro pasajero de este viaje.

Un abrazo enorme cariño

Pilar dijo...

Me encanta el poema por cercano que lo siento. Como bien te dice Rose tus palabras llenan huecos y lo sabes.

Un beso con ganas de verte.

Ángeles Fernangómez dijo...

Me gusta este poema, Manuel, y más que esté dedicado a Rosa.
Se nota la influencia del momento (jeje).
Y eso de que el tiempo ya hizo su trabajo tiene mucha miga.
Un abrazo

ANTONIO CAPILLA LOMA dijo...

Mirar atrás nos produce siempre cierta nostalgia, pero el tiempo es inexorable y hay que seguir adelante, porque lo que verdaderamente merece la pena es el presente con la ilusión de un futuro incierto en el que ponemos de nuevo nuestra felicidad. Poema de madurez con la cadencia sosegada propia de esta etapa de la vida. Enhorabuena, Manuel.

Manuel dijo...

Querida Ana: no se si el poema cierra etapa, descocrcha una botella de Verdejo o no es más que un poema.

Lo cierto es que a esta niña la tengo hecha una pena desde el traslado y no hay masaje que recupere toda esa contractura causada por el transporte de cajas y cajas.

En fin... cada uno tiene su labor en este mundo: ¡que le voy a hacer!.

Gracias por estar siempre. Un beso

Manuel dijo...

Si, Jorge: esta mudanza debe suponer un cierre de etapa y espero que haya servido para dejar, como dices, muchos trastos en el sitio que les corresponde.

O al menos así lo deseo.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Querida Carmen: me encanta tu casa, tu corazón y tu alma mudada. Y me siento muy feliz de que sea mi amiga.

Besos siempre.

Manuel dijo...

Y mi saludo con cariño para tí, Nines, que siempre andas también cerca.

Besos.

Manuel dijo...

Mi chica favorita: Se que te he dado mucho la vara casi exigiéndote que tires cosas.

¿Te acuerdas de esa noche, en mitad de la calle, a la puerta de tu nueva casa, cuando una enorme caja llena de bolsos y zapatos se nos rompió?. No voy a decir qué garganta habría estrangulado.

Solo te diré que la caja de herramientas va conmigo y que seguiremos poninedo los tornillos precisos hasta dejar las cosas, más o menos, como quieres que esten.

Un beso de esos...

Manuel dijo...

¿Cómo no vas a sertir cercano el poema, mi niña querida, si eestamos hablando de la casa que vas a habitar de vez en cuando?.

Rosa nos matará un día de stos como sigamos trasnochando de esa manera.

Manuel dijo...

Ángeles: el tiempo da obligado cumplimiento a las etapas, muchas veces en contra de la pereza.

Él sabe, él sabe, él sabe...

Manuel dijo...

Gracias, Antonio, por tus palabras cercanas y coherentes.

El tiempo y la madurez nos van dando sosiego para afrontar cada etapa, hasta la de escribir poemas.

Un abrazo.

Laura Caro dijo...

Querido compi:

Hablé justo con Rosa el otro día de todas estas cosas; cada mudanza es un cambio de etapa que debe mirarse como una nueva oportunidad y el cierre definitivo de la etapa anterior.

Preciso y precioso, este poema.
Me encanta.

Un besazo.

Paralelo 49 dijo...

Qué hermosos son los comienzos...

Manuel dijo...

Si lo son, Paralelo, aún con toda su carga terrible.

Manuel dijo...

Laurita, que te había saltado sin darme cuenta. Gracias, preciosa, por dejarme tu comentario.

Un beso doble por el retraso.