PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 13 de abril de 2012

RECUERDOS QUE AGACHAN LA CABEZA


Te he mirado toda la tarde
despacio, callado
sin apenas nombrar las sombras que te envuelven
tan conocidas, sin odiarlas.

Podría decirte cosas que escondí,
que de sobra percibes en mi piel
y que has visto en mis ojos, sin destapar los tuyos.

Pero te he mirado en silencio
sin dejar que este ruido nos despierte.
Querría ver tus ojos,
esos que se oponen a la vida que no entienden.
Te he mirado orgulloso
como si yo fuese la causa.

Luego, en mi silla sin respaldo,
abrigado por esa estufa que no calienta
oigo la música de siempre
aunque ninguna música suene.
Y me meto en tus ojos como en el tiempo
para dejar la culpa repartida entre mis manos
y lo innecesario de los actos que no hice y los que cometí.

Verte desde lejos, ahora,
se me antoja salvarme del infierno
si sonríes
y si un abrazo torpe se me escapa,
si tu cuerpo, tan fuerte, se te tensa,
y retiro mi mirada de la tuya,
algo se me encoge por adentro.
Y es entonces cuando ya no se nada,
cuanto todo se oscurece en mi presente.
Y no te veo…

Y te pienso.


13 comentarios:

CARMEN dijo...

Es tremendamente bello, Manuel.

Gracias y un beso.

Juji dijo...

Manuel, con tu permiso, me quedo, te sigo y desde luego, te enlazo. Me has hecho poner la "piel de gallina" leyéndote y cuando eso sucede, una no quiere perder de vista a un escritor de tu talento. Amo que me hagan sentir y tu lo logras con creces.
Un fuerte abrazo.

La Solateras dijo...

Un poema lleno de reflexión y abierto a mil interpretaciones. Yo me quedó con esos versos verte desde lejos, ahora, se me antoja salvarme del infierno. Claro, a mí también. Aunque este tema merece una larga conversación con un par de copas.

Besos

Nines Díaz dijo...

Querido Manuel:

Qué magnífico poema, expresa tan magistralmente los sentimientos de amor y de inquietud, y de una manera tan bella:

Te he mirado orgulloso
como si yo fuese la causa

que te felicito por el resultado.

Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

"Qué pasará" piensa el poeta mientras sabe que la vida es tema de llegada y salida. Cuanto tiempo permanecemos en la dársena...
Abrazotes, Doc.

Laura Caro dijo...

Es que una mirada tuya, desde el corazón, hace milagros. Estás estando y aún sin estar: eres capaz de eso.

Es precioso lo que escribiste.

Qué brillante eres también en las letras, Manuel.

Te admiro, compi.

Un abrazo grandote.

carmen jiménez dijo...

Y a mi se me antoja este poema como una de las definiciones de amor. De amor del bueno. ¿Lo hay de otra clase?
Un abrazo.

carmen jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carmen jiménez dijo...

El comentario suprimido era el mismo que el anterior que se copió dos veces :)

Anónimo dijo...

Leyendo este magnífico poema,me evoca un amor incondicional a un hijo.Lo siento por las amantes.Es lo que me hace sentir.
AURORA.

Pilar dijo...

Manuel, me enterneces, la última estrofa me pone los pelos de punta. Aunque esté un poco desaparecida sabes que estoy por aquí, sigo siendo fan fan!!

Un beso grande con sonrisa de "qué bonito!" :)

Rosa dijo...

Si te digo que es de lo mejor que te he leído, es posible que ambos pensemos que juego con ventaja, pero la verdad es que lo leo cada vez y todas ellas me producen una sensación tan diferente como reconocida... tan cálida por saber... tan cercana por ser tuya... tan deliciosa por el placer de leer un buen poema.

Sabes que me encanta y cada vez que lo leo descubro aún más su belleza.

Un beso cielo.

Anónimo dijo...

Manuel, gracias por este trocito de lo que una vez tuve tan cerca. Por una vez sé de qué habla cada uno de los versos de un poema. Por favor, que sea el primero de una serie sobre el mismo asunto.