PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

domingo, 10 de enero de 2010

Purgatorio

Después de haber tendido la ropa,
dejar a los niños en la escuela,
tomar un café y leer el “Marca”,
subía andando hasta el quinto,
con la fatiga que dan mis dos paquetes diarios.

Hoy he decidido quedarme a echar la siesta
con la rubia del segundo izquierda:
esa regordeta
que siempre me mira con una sonrisa
de bombón relleno de licor.

Y es que, a veces,
pasar por el purgatorio
prepara la llegada a los cielos.


6 comentarios:

Nines dijo...

Manuel, me ha gustado mucho el poema por lo sugerente, cotidiano y humor feliz que transmite. Un gusto leerte. Abrazos

Emilio dijo...

Reconocerás que el Purgatorio escuchando un tema como este de Silvio Rodriguez es casi el cielo...!Dios! Se me olvidó citarle en mi blog entre los grandes poetas de hoy que escriben y cantan con música...El, Pablo Milanés, también Serrat, Ismael Serrano, Pablo Guerrero hace tiempo...entre los que componen y cantan en español...En fin, que hoy estamos en plena sintonía - y sinfonía - Manuel. Que me ha encantado descansar en tu previo al paraíso, con tu gordita de Botero y con la otra, más rubia, de la sonrisa de bombón relleno de licor...(genial) Y es que la vida, en todas sus facetas, siempre es el mejor envoltorio de la poesía...
(Yo también leo el Marca a veces. O el As si se tercia. Eso si, sin profundizar, je, je)
Un abrazo.

Manuel dijo...

Feliz año, Nines!.

Espero que sigamos leyéndonos y tomando de vez en cuando esos vinitos que tan bien nos sientan.

Gracias por venir. Un beso.

Manuel dijo...

Que si Emilio: que vivan los poetas, y los músicos que escriben maravillosa poesía y encima la cantan de vicio. Y vivan las gorditas, sean o no de Botero, que también nos dan alimento para el espíritu.

Javier dijo...

¡Cuantas veces echo de menos en los poetas la expresión de lo cotidiano. Porque cuando lo hacen nos elevan. Perdona que no sepa expresar bien estas cosas pero disfruto con estas palabras sencillas, de hechos minúsculos, de situaciones normales pero qeu al leerlas, se oye música celestial. ¡Enhorabuena!

Manuel dijo...

Querido Javier, yo cada día noto más que a los poetas les gusta lo excelso... y poco lo cotidiano. O, a lo mejor, es que lo cotidiano no es poético.

Yo, ¿que quieres que te diga?, es que las rubitas del 2º me parecen tan poéticas!... Debe ser que soy zafio y poco culto.

Pero seamos sinceros: me quedo con la copa y las risas de los amigos y con esas sonrisas de bombon relleno de licor.

Ya queda menos para ese abrazo.