PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

lunes, 18 de enero de 2010

TODOS NOSOTROS


HAITÍ URGENTE

Si estoy muriéndome
y llueve,
y hace frío.

Si la herida no para de sangrar,
y no han llegado.
Y duele y tengo miedo.

Si acabo de quedarme
sin nada de lo poco que tenía
y soy negro
........y ellos son blancos

¿Hasta cuando esta noche?


14 comentarios:

Marina Tapia Pérez dijo...

hola, Manul: qué bien ya he podido entrar a tu blog pero lo he tenido que hacer desde el blog de Rosa, no sé...Es estupendo este poema y muy conmovedor. Ya tenía ganas de leerte. Qué bien que estáis planificando un encuentro! y por lo de la guitarra, no te preocupes, que casi no la usamos. Un gran abrazo y sigue así de profundo y solidario

Alejandro dijo...

Querido Manuel, qué noche tan larga y tan oscura la de este pobre personaje, negro, con frío, con dolores, sin blanca y sin blancos que acudan en su ayuda. ¡Insolidarios!

Me ha cautivado, además de las palabras pintadas de belleza, la escena inhóspita y la imagen sufriente. Ambas cosas se ven y eso se agradece. Ese pequeño gran conjunto que has hecho convivir emociona y hace sentir en lo más profundo del lector. Gracias y enhorabuena.

Y eso, amigo Manuel, que me encanto abrazarte el otro día. Otro brazo, lejano y virtual, pero igual que intenso.

Alex

La Solateras dijo...

Desde el fatídico día 12 vivo estremecida y bombardeada por preguntas sin respuesta, como esta tuya. Y cada día que pasa se va haciendo más grande la tragedia. No sé cómo puede acabar este horror, no sé cuánto puede aguantar el ser humano, no sé cómo de fuerte tiene que ser el instinto de supervivencia para no sucumbir, no entiendo nada; nada.

Pero mi dolor es tan insignificante al lado del suyo...

Emilio dijo...

Texto esencial, solidario, necesario. No sobran las palabras, aunque sea lo único que hagamos. Desde aquí, claro. Pero ningún escritor, y menos ningún conjunto de escritores, puede tragarse un terremoto y una situación tan espantosa y callar. Otra de las benditas gracias de esa Naturaleza que, dicen, alguién creó para el Rey de la Creación...¿cual Creación?. Ah...que ya no es lo mismo desde el Pecado Original...¿cual Pecado?

Anónimo dijo...

Manuel, creo que estas pobres personas van a vivir, durante mucho tiempo, en absoluta oscuridad. En la conciencia del mundo está tenderles una mano, para que puedan sobrellevar la tragedia en la que viven inmersos.
Un beso.
Mila

Mari Carmen Azcona dijo...

Poco queda que decir, que no se haya dicho en esta entrada. Con tu profundo poema y los comentarios, queda patente que, gracias a...todos vosotros, en el ser humano no está todo perdido. No, mientras no perdamos la capacidad de que se nos encoja el alma ante la injusticia, de que lloremos con los que lloran y de gritar, gritar alto...esperando que nos escuchen y pongan los medios necesarios para que no se vuelvan a repetir desgracias como esta.

Un abrazo.

Pilar dijo...

Sensible y directo ¿qué más podemos decir? un beso...

Manuel dijo...

Gracias por venir, Marina. Ojala cada gesto individual pudiese devolver una vida. De momento me permito sentir, una vez más, rabia desde mi cómodo sillón del primer mundo.

Espero que nos veamos pronto. Un beso grande.

Manuel dijo...

Mira que eres generoso en tus comentarios, Alejandro. He tratado de poner ese granito de arena que solo es símbolo de mi impotencia y mi pasividad.

Me encanta siempre tu abrazo de oso y, mucho más, compartir ratos entrañables con gente tan valiosa como tu.

Manuel dijo...

Ana, gracias siempre por venir a visitarme.

Llevamos 8 días de horror en los que a cada hora tenemos que escuchar que la ayuda de la comunidad internacional no llega a su destino. Tenemos que ver u oír cómo los mercaderes del dolor aprovechan el momento más débil del ser humano para aumentar sus ganancias. Mientras muere gente por falta de asistencia o alimentos, unos pocos cobran dinero por dejar llamar por teléfono o venden alcohol...

Ese es el ser humano. Los otros, los que están en la parte privilegiada, no han sabido o no han querido nunca establecer un protocolo eficiente para permitir que, en las catástrofes, la ayuda llegue de la manera más inmediata y fiable posible.

Manuel dijo...

Emilio, comparto contigo la idea de que, aunque solo sea eso, debemos movernos escribiendo, hablando, cantando, para que el espanto sea conocido y las soluciones lleguen lo antes posible.

Gracias por venir a cantar conmigo.

Manuel dijo...

Mila, Haití vivía ancestralmente en la oscuridad. Uno de los países más pobres del mundo; el más pobre del continente americano. La miseria, la incultura, tal vez fruto del abandono de las colonias, había anidado en él sin remedio. Cuando la tierra ha reventado bajo sus plantas el mundo se entera de que, en un pequeño reducto de tierra, 8 millones de seres humanos vivían en la pobreza más absoluta.

Espero que la tragedia no se “conlleve” y que seamos capaces de desterrar el hambre.

Manuel dijo...

Gracias Mª Carmen. Tus palabras son más que elocuentes y precisan poco comentario. Ojalá sepamos gritar, como dices, muy alto y se logre atajar esta continua procesión de desastres que, ya sabemos por qué, siempre afectan a los mismos.

Manuel dijo...

Hola, Pilar, cariño. Se que andas muy liada estos días con tus exámenes, pero veo que no por eso has dejado de acercarte para estar con nosotros en este momento terrible.

Suerte y un beso grande con mi mejor deseo de que esos exámenes salgan bien.