PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

sábado, 6 de febrero de 2010

El signo de Caín




Más allá de los dioses y sus actos traidores,
con una marca estampada en la frente,
Caín esperaba el futuro a lomos de un asno
sin sentir temor.

Después del acto fraticida,
tras hablar con su señor de algunas cosas
que no vienen a cuento,
y verse de patitas en la calle
por aquel quítame allá esa quijada,
Caín sufre el regalo de atestiguar
todos los tiempos.

Ya que nada ha de acabar con su vida,
desde el desierto al oasis,
da fe de la locura celestial
hecha poder en un dios tenebroso
que ordena el sacrificio del hijo primogénito,
la muerte de los niños en Sodoma,
las masacres del hombre que inventó
— en un acto de ingenio narcisista
que salió mal, por un descuido —,
y que ahora asesina y saquea
como miembro del Pueblo Protegido.

Y así hasta este momento.

No cambia la divina vanidad
ni su pereza.
Si el chico del Patriarca no palmó,
¡por sus muertos! que su hijo si lo haría,
si no a manos del Padre, del romano.
Y es que tenemos que aprender
que en las manos del dios que hemos quedado
cualquier muerte apetece, sobre todo
si conlleva una dosis de sadismo.
Tanto dan en Egipto siete plagas,
la cruz que prometió entre los ladrones
o un billete sin vuelta para Auschwitz

Caín lleva su marca, y atestigua
lo que haya sucedido en estos siglos:
Que dios sigue enredado con su historia,
y Azrael aún nos espera en el infierno.

24 comentarios:

Emilio dijo...

Por la hora y el ahora...tengo que empezar yo, querido maestro,esta vez tú...Y como eres un sabio franco y sincero...un tipo sin dobleces...duro, sensible e incisivo...pues no te andas con chiquitas...Te enfrentas a los dioses menores y al Dios mayor...ese Señor de las Serenidades, llamado también Yahvé, Alá, y el Ser Supremo. Apocalypsis Now...el viejo coronel se creyó en su locura dueño de vidas y haciendas...dueño de vida y muerte...y creó un terrible reino de dolor en las selvas de Vietnam...Si las guerras "desalman" a la gente, aquello de Vietnam fue uno de los más terribles crímenes cometidos contra una población que defendía sus derechos contra un regimen minoritario corrupto y un ejército, el americano, invasor. El propio pueblo estadounidense - aquellos idealistas hippies, universitarios, cantantes, artistas, marcharon sobre Washington mientras Dylan y Joan Baez cantaban en las mismas puertas de la Casa Blanca contra la guerra que costó tantas vidas americanas y muchas más vietnamitas...Hoy el cementario de Arlington se cubre de cruces anónimas de los "utilizados" por un imperialismo pobre y torpe que sufrió allí su primera gran derrota...la segunda me temo que será, a la larga, en Irak...Pero todo esto es una entrada a ese magnifico y valiente ejemplo de escritura que es tu poema sobre Caín. A tu postura ante la Injusticia Divina y ante la idiotez terrible de algunos creyentes no críticos. La combinación de tu entrada - y perdona, querido amigo, por alargarme - es un prodigio testimonial de quien siempre deja claro donde está, sin miedo al castigo divino. Bastante castigo es tener que soportar la ignorancia y la aceptación de la mentira y la injusticia contra los más débiles por los detentadores de esa Verdad, esas verdades, que se sostienen sólo por la ignorancia. Y que conste que respeto a los creyentes bondadosos, de buena fe...misioneros, gente entregada...Pero me llevo muy mal con los Sumos Sacerdotes, con la casta detentadora del poder que no escucha ni ama a quien lo necesita de verdad.
Un fuerte y entrañable abrazo, Manuel.

Port

Manuel dijo...

Alárgate, amigo, alárgate cuanto quieras y necesites. Que ya sabes que este bar no cierra casi nunca y que me gusta leerte mientras tomo mi copa.

Personajes como Caín son como una fruta jugosa. Están llenos de matices, sabores, historias por descubrir. Desde pequeño ya me sonaba mal aquello de que el Señor no aceptase sus ofrendas. ¿Por qué?, me preguntaba yo. Pero aquello de la "marca en la frente" nos lo presentaban tan asqueroso que yo quería llamarme Abel. ¡Así de idiota era!.

Ahora, ya ves, llevo mi marca con bastante gallardía y me llamo Caín porque me gusta. Abel se compone de una premisa Universal-Afirmativa y Universal-Negativa. Su consecuencia solo puede ser Universal-Negativa (CA-MES-TRE). Caín, entre tanto es, Universal y Particular, afirmativo... En su andadura de testigo nada niega, se vuelve dialéctico y considera con mesura lo que sucede en lo menos y en lo más.

El telón de fondo es ese Señor de los Ejércitos, violento, vengativo, inseguro, que hace pactos con Luzbel sea que se le rebele.

Prefiero a Dylan y a Baez...

Rosa dijo...

No siempre dios da a la cara a todo aquello que creo. Imagino que el odio y la avaricia se le escapó de las manos y ha enfermado. Tal vez por eso hoy, apenas tiene tiempo de pedir sacrificios en su honor, a ver si así se restablece y rehace el mundo, para destruirlo de nuevo...

Que hermoso poema cariño. Los últimos versos suenan a gloria celestial... o a gloria bendita...
o simplemente... deliciosos, que en definitiva, lo mismo da.

Un beso

Manuel dijo...

Rosa, yo creo que se le escaparon de las manos unas cuantas cosas más. Ya sabes que soy partidario de no olvidar, para no tener que repetir.

Así que tomo tu mano y te invito a dar un paseo por el entorno donde se construye el Arca de Noé. Ya sabes: de repente dios se dió cuenta de que la había cagado y decidió exterminar toda su creación. Pero su soberbia, que no su benevolencia, le hizo conservar un pieza de cada ejemplar que había fabricado. Entre ellos Noe y su familia; sus hijos, ya sabes: Sem, Cam y Jafet, y sus familias.

Volvamos a Caín como testigo intemporal de esta terrible historia. Antes de la botadura del arco, vitoreada por querubines y serafines, Caín ha visto el siguiente suceso: Cam hace escarnio de un Noé borracho y vuelve a ser maldito, con toda su estirpe. el pueblo cananeo ya no levantará cabeza por mucho que lo intente. Y es que donde dios mete la mano las cosas no tienen arreglo.

¡Fíjate!: Todo un diluvio para nada.

Y confieso que ya no se qué pasó con dios. Porque después de ese intento depurador al mejor estilo Estalinista, no ha vuelto a manifestarse. Debe andar un poc avergonzado por su falta de preparación en la Licenciatura de CREADOR. ¡Lástima!... Hubiese estado bien comenzar una humanidad algo más amable.

Te dejo un beso y mi sonrisa en tu visita.

La Solateras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Solateras dijo...

Pues por todo esto -entre otras cosas- me es imposible creer en ese dios. Un dios que ha hecho al hombre tan a su imagen y semejanza que el alumno va camino de superar al maestro.

Anónimo dijo...

Con esta interesante entrada me has recordado las torturas psicológicas a las que las monjas, en las clases de religión, nos sometían a niñas de diez años. Lo triste es que llegados a la madurez, los posibles traumas, creados por aquel séquito religioso, a muchos, nos han dejado secuelas. Ese Dios, tan bueno y misericordioso al que hacian referencia aquellas mujeres de toca negra y blanca en forma de avión (yo las tenía pánico), nos ha decepcionado, a una mayoría, a lo largo de nuestra existencia. Particularmente, a veces pienso que existió, pero que ya no existe. De no ser así, sería inexplicable que un ser tan bondadoso y poderoso cierre los ojos y se tape los oidos, ante todo aquel que vive sumido en la desesperación.

Un abrazo, Manuel.

Mila

Mari Carmen Azcona dijo...

Qué decir de un dios que impuso un castigo a Adán y Eva por querer buscar la sabiduría, y que quiso sumergirnos en el ostracismo y oscurantismo, y en base a ello , sus delegados en la tierra, los llamados príncipes de la iglesia lo intentaron durante siglos.

Y qué decir de la Torre de Babel.
«He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros».

Y qué decir del papel de la mujer, y que decir...bueno se lo que debo decir. Magnífico poema. Gracias por llevar la marca de Caín en la frente y mostrárnosla.

Un beso.

Manuel dijo...

Ana, yo creo que ese dios "trascendente" que nos pintan, habría hecho al hombre más bien a su imagen y CONVENIENCIA. Lo cierto es que desde hace mucho las piezas no encajan y, sin embargo, en un sector de la población de este mundo suficiente mente significativo, los jerarcas corruptos de esa iglesia fundada por el Cristo, hacen estragos físicos y morales.

Escuchaba hace unos días una noticia sobre la intervención de la jerarquia católica en un tema de abusos sexuales a menores por parte del clero, si no recuero mal, en Irlanda. Algo que viene de más de un siglo atrás. Y uno se pregunta que por qué no los ahoracan, directamente.

Para aliviar la cosa, que es que me pone un bastante de mala leche, supongo que habrás/habréis leído ese libro supertierno de nuestro Forges que se llama "13 de Babilonia". Me figuro que es una manera de hacer de la necesidad virtud y sacar una sonrisa entre tanta porquería.

Un beso.

Manuel dijo...

Mila, siempre he creído en la responsabilidad individual para ser crítico. No puedo culpar a mis padres de que me hayan querido inculcar los valores morales en los que ellos, más o menos, creían. Ni siquiera puedo culpar a muchos de los curas, monjes o monjas, capellanes y otras especies, de haber tratado de trasmitirme lo que por posición les correspondía.

Lo que me quema la sangre es esa superestructura política de la Iglesia, en este caso católica, que de forma consciente, sin el más mínimo atisbo de esa virtud esencial que propugnan - la Caridad - ha exprimido el jugo de su feligresía sin importarles lo más mínimo hundirlos en la misería, física o moral, más absoluta.

Todas las hordas de demonios del Averno (si existiese); todos los castigos terribles que se prometen en el tan temido infierno, habrían de ser poco para las culpas acumuladas por esas alimañas.

Gracias por tu comentario, que siempre enriquece mis pobres palabras. Un beso muy grande.

Manuel dijo...

Mª Carmen, has tocado el punto más importante en tu comentario y te lo agradezco. Sobre el "PECADO ORIGINAL" hay dos cosas que, siendo yo un niño, nunca entendía. Una era esa: que si se trataba del árbol de la ciencia del bien y del mal, si comer sus frutos nos aportaba conocimiento, por qué narices dios estableció la prohibición. Creo recordar que tenía yo ya unos 14 añitos cuando me cuestionaba si no sería por temor a que se descubriese su farsa... Pero no sabía verbalizarlo.

La otra cuestión, más primaria, era que no entendí por qué tuvo "el señor" necesidad de poner una "trampa" a Adan ya Eva. Si no hubiese puesto el árbol, muerto el perro se acabó la rabia. ¿No?.

Es que hay que tener mala leche, ¿eh?.

Y bueno, lo que comentas de Babel me recuerda la cosa del franquismo, cuando nos juntabamos 6 amigos para echar unos vinos y llegaba la Policía Armada y decía aquello de "DISUÉLVANSE"... La confusión de las lenguas, sea que entre ellos se entendieran y fueran capaces de alcanzar el cielo... de conocer a Dios...

Yo me quedo con gente como tú, en la que percibo la sencillez, el deseo de estar cercana y la bondad.

Gracias por venir, Un beso.

Anónimo dijo...

Bueno...en esta Asociación hay inteligencia a raudales...vaya maravilla de comentarios...y nuestras chicas son guerreras, ¿eh?. No se conforman con "pamplinas"...
Manuel, como tu decías, has puesto una entrada que, querido amigo, ha iniciado un apasionante debate. Ya tenemos otro nuevo frente abierto. Los comentarios no tienen desperdicio, tus respuestas no tienen desperdicio...hay ironía, sarcasmo, crítica...hay pensamiento...¿qué más de puede pedir?. Sí, como tu dices, el gran pecado del Hombre, por el que el Ser Divino le destierra es...!querer saber! !Tóma castaña!...De nada vale que digan ahora las altas dignidades religiosas que todo eran fábulas...porque, por no aceptar esas fábulas, mucha gente fué destruida, muchas personas lloraron, sufrieron...fueron excluidos, vilipendiados, encarcelados, excluidos...que parece ser que es una de las más comunes decisiones de los detentadores de la "Verdad". Y no olvidemos a los locos que, incluso hoy día, en nombre de otras religiones "monoteístas" (la misma al fín y al cabo) siguen impidiendo que la mujer aprenda, que pueda mirar a la cara a sus semejantes, que pueda amar libremente, que pueda soñar...Y no sólo eso: que aquél que ose "nombrar" a ese Dios...y a su último "profeta" (que por cierto "desposó" a una niña de siete años a la que tuvo la delicadeza de esperar dos años antes de...En fin, que es un infiel que debe morir...Sí, no nos andemos con paños calientes: eso dice el otro libro "sagrado" descendiente a su vez de los anteriores libros sagrados. Todos, según consta, en la "fe" dictados por Dios desde la alturas, algunos con intermediarios, como el que...(no puedo decir el nombre, no vaya a ser que me quieran matar) fue dictado al arcàngel San Gabriel...Qué pena que las catedrales y las mezquitas sean unas joyas, al igual que gran parte del Arte religioso. Al fin y al cabo...son obra humana. Y es el Hombre, en su camino a ciegas, el único que, a pesar de todo, ha aportado Luz a este planeta.

Port

toñi dijo...

¡Hola Manuel!
Al pasar por tu casa, he oído que estabais de tertulia y la puerta abierta... Con tu permiso entro.
¡¡¡Guau!!!, menudo poema.
Como dice Emilio...Yahvé, Alá y el Ser Supremo, son el mismo ente.
La Biblia con el Corán tiene algunas similitudes. En el Coran aparecen como profetas del Islam: Adan, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Juan Bautista, Jesús y la Virgen María (Maryam en árabe). La única mujer que aparece en el Corán, y la única mujer que existe para ellos.

¿Qué Dios permite estas atrocidades?
Los talibanes en Kabul, apoyados por Estados Unidos y tras la retirada Soviética, impusieron su gobierno. Este régimen en nombre de su religión prohibió cantar, bailar, tocar música, practicar deporte e incluso volar cometas, pasatiempo nacional afgano. Desterraron a la mujer de la vida civil, expulsándola de la enseñanza y confinándola al hogar.
El burka completo fue obligatorio. Es como una cárcel, da calor y aísla. El tejido que cubre sus ojos, debe ser demasiado tupido, para no ser golpeadas como sanción. Debajo de la burka, la mirada de la madre no existe, no existe su rostro, Su voz se distorsiona, no existe contacto con la piel. Los hijos lo único que ven, es un burka azul que hoy en día, sigue tiñendo las calles de todas las ciudades afganas.

¿Qué Dios permite la miseria y la pobreza?
Como dice Montse en su poema ARQUEOLOGÍA:
“Aquí arriba hay personas que tienen un solo vestido
y lo lavan a mano,
recogen leña, cuecen su pan,
mueren de diarrea,
envejecen sin gloria.
Como en lo más profundo".

¿Qué Dios permite...?

Besos.
Toñi

Manuel dijo...

Querido Port, ¿sabes lo que pensaba mientras te leía?. Que ojalá contasemos en este debate con la que seguro sería una magnífica aportación y un enorme enriquecimiento en todos los sentidos. Me refiero, cómo no, a nuestra querida Sol.

Tendremos que hacer algo a ver si quiere asomarse.

Manuel dijo...

Bienvenida a casa, Toñi. Te he visto ultimamente por los blogs y, aunque no tengo el gusto de conocerte, te doy la bienvenida a este rincón.

Espero que sigamos compartiendo opiniones y que pases cada vez que te apetezca, esté la puerta como esté y suene la música que suene.

Un beso.

Soledad Serrano dijo...

Querido. ¡¡¡¡GENIAL!!!!!! Tu inteligencia siempre me deja contenta como unas castañuelas. Te admiro tanto. Eres un buen escritor y siempre es una delicia poder leerte

Manuel dijo...

Tu si que eres genial, Sol... No sabes cómo se te echa de menos. Así que haz un sitio en tu actividad enloquecida y vente al Este del Eden a comentar con nostros cómo se vive después de haber sido blanco de Cólera de Dios.

Ya sabes que te quiero. Gracias por haber venido. Un beso enorme.

Emilio dijo...

Querido Manuel...si no pones algo sobre el tema "evolutivo" y tus conocimientos, fundamentales, para mi debate...no podré cambiar de entrada..Ya sabes que los dos somos tercos a veces...Así que, hasta que no entres con el tema prometido - no te quiero presionar, eh... pues yo también tengo un panorama estos días complicado - no pienso cambiar de entrada. Esto va para todos...lo que pasa es que, dado el interés de lo que "pensaste" pues vamos, que vendría muy bien. Un abrazo.
(Me voy a cuidar otro "virus" estomacal que me ha entrado esta tarde...ni yogures me admite el estómago. Tranquilo, ya se, ya se, agua y dieta completa un día...)

Emilio dijo...

Gracias, doctor, por "entrar" de nuevo en el debate de mi blog, parece que se vuelve a animar...ah..la dieta ha hecho efecto. No hay nada como dejar descansar el estómago de vez en cuando. Por cierto...David Nihalat me ha comentado que lo más cercano a Dios es la energía eléctrica...no quiero entrar en el fondo del tema, pero es posible que te envie un poema sobre el asunto, como previo a publicarlo en mi blog, después del debate.

Port

Emilio dijo...

Mira, mejor lo adelanto en tu blog, ya que estamos hablando de Dios, y, pasado el tiempo, lo paso al mío.

Manifestación de Dios.

Dependemos de un enchufe,
una conexión entre las ondas,
una emisión de fluido eléctrico.
Dependemos de miles de maquinitas,
motores, ingenios, que detienen
el frío, que nos resguardan,
nos mueven, nos transportan.

Es falso que no veamos a Dios.
Dios es eléctrico, sin duda.
Tardó, eso sí, en acercarse
del todo a nosotros. Nos tenía
en la absoluta oscuridad
Pero el arcángel Edison
habló con El, et voila!.

Aún así, a veces funciona lentamente.
Se queda dormido en sus laureles
y el ordenador va lento.
O se apaga la red.
A veces un vendaval nos deja
compuestos y sin novia.
Como en algunos lugares, pocos ya,
donde el fuego sigue siendo
la única luz.

Sí, Dios fue la zarza ardiendo.
Y eso era una señal.
Pero hasta que no se manifestó
como energía eléctrica
no supimos realmente
cuánto era su poder.

Port

Manuel dijo...

Querido Emilio: dile a David Nihalat que me puede escribir directamente. Creo que sabe que siempre es bien recibido en mi casa.

Y, transmítele de mi parte, que por qué ha de poner apellidos a la Energía. Ni siquiera prefijos.

En mi torpe impresión, la Energía es la existencia en sí misma. No debemos someterla a la comparación con un nombre (dios) que no merece, ni debemos limitarla a una fuente determinada (eléctrica).

Más nos valdría utilizar nuestra existencia en saber controlar la energía que nos anima. Asi, si alcanzásemos ese poder, seríamos de verdad dueños de nuestras vidas.

Es solo un apunte.

Anónimo dijo...

Querido Manuel: El comentario sobre la energia, de forma jocosa, fue mío...pero el poema es de Port. Y me temo que tambièn es un tanto irónico. Vos que sos inteligente - que diría mi abuela argentina - así lo entenderás, en una segunda lectura. Es evidente que sería acojonante saber que Dios està, por ejemplo, dentro de una bombilla, encerrado...y que, dándole a un interruptor podemos encenderlo y apagarlo...
Todo es un simil, un chiste, Ché... Gracias abuelita Claudia. Tú también eres ya - de una u otra forma - energía. Pero me dejaste tu sentido del humor y parte de tu imaginación y sabiduría...Aún te recuerdo en tu mecedora diciendo: David...Tú tienes que crecer sabiendo que nada de lo que te digan puede ser aceptado sin más...Y que hay que vivir dejando vivir a los demás. Y siendo bueno, Davidito, siendo bueno...

David

Nota: ¿Sabés, Manuel?... mi abuela emigró a Argentina y casó con un armenio. De ahí viene el origen de mi nombre. Luego, su descendencia se distribuyó por el continente sur-americano y alguno llegó a España...y yo ahora vivo en Australia. Qué universal mi abuelita ha llegado a ser...

Ángeles Fernangómez dijo...

¡¡¡Qué bueno, qué bueno, qué bueno!!!
¡¡¡Qué guiño, qué guiño, qué guiño!!!
Un abrazo, amigo.

BRUXINA dijo...

leerte con el sonido de las hélices del helicoptero de fondo ha sido aún más estremecedor... El final es genial ! Besos Manuel :)

Caín lleva su marca, y atestigua
lo que haya sucedido en estos siglos:
Que dios sigue enredado con su historia,
y Azrael aún nos espera en el infierno.