PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 4 de mayo de 2010

Mi amor es más fuerte que el Poder de lo Oscuro.
Mi amor es como una historia de cuento de hadas
pero es real como los sentimientos que tengo.
(Mark Knopfler. The Princess Bride)

Los héroes han dejado de bañarse
en el jardín de las princesas.

Hay una huelga general
de buenas intenciones.

Hoy, al hacer la limpieza,
descubrí pesadillas olvidadas,
brujas que buscaban su escoba
y las fauces sin fuego de un dragón.

Nada resiste
al tiempo solitario de pantallas.

32 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Y yo, Manuel, me pregunto lo siguiente:

¿No tendrá parte de culpa que las charcas de los jardines principescos se están secando?

Un abrazote.

PD. Me quedo con ese comienzo de tu poema.

La Solateras dijo...

Nada es lo que era. Ni los héroes, ni las princesas, ni las brujas, ni los dragones, sin hablar de las buenas intenciones.

Quizá lo único que perdura son las pesadillas.

Besazos

Emilio Porta dijo...

Cómo se van a bañar en el jardin de las princesas...seguro que los pequeños lagos de han convertido en charcas contaminadas. Pero de esa forma tú te sentirás mejor viendo como alguna se desmaya en esa charca que dices llamas tuya. Así, como el que no quiere la cosa, te llevas a las princesas a tus aguas profundas...Empiezo a ver claras tus pretensiones. Todo tiene su explicación. En fin, el sentido del humor y la ironía es una caracteristica de algunos de tus escritos. Por eso te aprecio, además de por lu inteligencia y cultura. Ambas son unas de tus connotaciones en el intento. Y esa intención, a veces, ácida y delatora. Por eso me gusta la escritura de Quevedo...y me gusta la tuya. Tu agilidad mental, querido Manuel, está en relación directa con tus saltos. Los que aquí expones son, literariamente, muy de mi gusto. Nunca dejaremos de ser niños...aunque la vida haya secuestrado a nuestros queridos personajes infantiles. Un abrazo.

Manuel dijo...

Jesús, yo que soy el Rey de mi casa (no es que lo dijese mi madre, pero yo lo soñaba), reclamo el derecho a mi charca y, más que nunca, a mis lunas.

Con balas o con versos, lucharé por lo que me pertenece.

Un abrazo.

Manuel dijo...

¡Y que no nos falten, Ana!.

Mis pesadillas siempre son oráculo de mis actos. Ellas me siguen hablando del tiempo remoto en que la vida no era una carnicería.

Por eso, al menos una vez por noche, les quito el polvo y las siento a mi lado. Que a ellas tambien les va el whisky...

Un besazo.

Manuel dijo...

Querido Emilio: ¿tendrás la bondad de no poner mi nombre junto al de Quevedo?. Que yo soy de infanteria...

Es cierto que a veces busco la manera de decir las cosas quitándole hierro. Se que no lo consigo porque mi grado de satisfación es bastante bajo. Pero al menos lo intenté, que diría Rosa.

Nos vemos pronto. Gracias por la visita.

Alejandro dijo...

Hay que ver Manuel, cómo son tus noches, tus charcas, tus dragones, tus lunas. Se te ocurren unas cosas... Me has preocupado, debe pasar algo grave cuando los héroes, con lo atrevidos que son, han dejado de bañarse en el jardin de las princesas por una huelga de nada. Volverán a la charca, donde esperarán que llegue la luna. ¡Llegará, ya lo verás!

Un abrazo.

Alex

Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar dijo...

Pues yo que aun soy algo niña, espero que princesa de algún lago, foco de la ira de alguna bruja, y amor secreto o publico de algún héroe, disfruto muchísimo con estos "cuentos" tuyos. Y si tiene que haber pesadillas que las haya! Si no menudo rollo!!!
Un beso de fresa

Manuel dijo...

Querido Alex, lo malo de esto es ese "tiempo solitario de pantallas"... Yo no desepero, siempre creo que ganaremos la lucha contra el aislamiento, la pérdida de ilusiones, la oscuridad del acto solitario.

Por eso me gustan esas charcas, esas pesadillas que atesoro como fuente de deseo. Ellas son el mejor estímulo para la imaginación y me llevan de la mano hacia todos vosotros.

Gracias por tu ser.

Manuel dijo...

Pilar, esos rizos de tu pelo siempre serán el emblema de algún príncipe. Tu sonrisa es capaz de doblegar dragones y brujas ominosas.

Pero ya sabes que en cada vuelta del camino, espera un buhonero dispuesto a engañar nuestra ingenuidad.

Por eso existen los príncipes, para salvar a las princesas ingenuas...

(que me perdonen las/los feministas, ¿eh?)

Anónimo dijo...

¿Me haces un hueco en tu charca? Creo que esta noche lo necesito...

Port

María García Zambrano dijo...

Quiero creer que ahora Manuel hay héroes que aparecen detrás de cualquier esquina, y muchachas que son auténticas princesas, y brujas disfrazadas de director general... y algún que otro dragón incendiando la esperanza, que aguanta incombustible.
¡Hagamos nuestro cotidiano poema épico! Porque es dura la batalla...
Aunque mientras tanto me quedo atrapada en las fauces ardientes de tus versos.
¡Bravo!

Anónimo dijo...

Estoy deseando llegar a Porto para visitar la maravillosa librería "Lello e Irmao" y comprarme allí el nuevo libro de Saramago , " CAÍN " en portugués
Sería estupendo poder leer a todos los autores en su idioma, , con sus propios sentimientos , sin interpretaciones .... M.D.A

Rosa dijo...

Casi llego tarde a ese jardín de las princesas, donde los héroes han dejado de bañarse… Menos mal que aún quedan hombres que no necesitan nada para amar, salvo el deseo de hacerlo.

Me gusta tu huelga general cariño y mucho mas esas buenas intenciones que te hacen seguir escribiendo así de bien ...

Manuel dijo...

Emilio, mi charca siempre está abierta para ti... como para los buenos amigos. Si huele bien o mal, va en días... Pero ven y charlemos, que te espero siempre..

Manuel dijo...

Mi querida Maria, esa es la fuerza que requiero: la de hacer cada día una vida amable y fuerte. Por encima de mitos destructores.

Y tus propios versos, tu mirada, es la que dice cómo te las gastas.

Ya sabes que mi casa está siempre abierta, esperándote.

Un beso.

Manuel dijo...

Tu nunca llegas tarde, cariño. Llegas en el momento justo del cansancio, para aliviarlo; en el de la duda, para esclarecer. En el de la derrota, para animar.

Y así pasa la vida sin rutinas, con la emoción de la lucha cotidiana por construir, sin banalidades que nos desdibujen.

Será por eso que te quiero.

Y te espero.

Manuel dijo...

Pues tu, M.D.A. que tienes la suerte de tratar el portugués y leer desde las fuentes. Ya me contarás si ves alguna anomalía sobre la veresión castellana, ¿eh?.

Aunque en un post diferente, te agradezco la visita.

Anónimo dijo...

ufff,ese es el problema,que aún os creeis principes y no quereis que exijan las princesas...porque siempre el sueño de las princesas,para los principes como ustedes,es que la salve alguien como vos,que eso exije responsabilidad..anormal no?que estos sueños permanezcan en el subconciente,preocupante tambien que mujeres consideradas válidas,aún consideren que la felicidad pase por vos..creo que este carro tan dulzón no es el mio,sin embargo,pive te veo tan guapo y encantador que no me importaria creer en tus cuentos siempre que me lo susurraras al oido y no se enteraran las demás.
F.A.P.(feministas al poder)

Mari Carmen Azcona dijo...

Manuel, yo tengo una pulsera a la que poco a poco le añado piezas. Un a de ellas es Campanilla, un hada, símbolo de la eterna juventud. No deseo ser eterna, pero si mantener el espíritu joven a veces desgastado por la vida. También me gusta creer en cuentos, no de príncipes ni princesas, pero si de corazones de dragón, de tesoros escondidos y tintes mágicos.

El salto de la charca hasta aquí ha sido divertido y por lo que leo en los comentarios la huelga de buenas intenciones ha terminado. ¡Qué alivio! Ya sabía que no podía durar mucho.

Besos y abrazos,

carmen jiménez dijo...

Ay Manuel! Lo primero déjame decirte que encontrarme con Jaime Sabines nada más abrir tu blog, me ha llenado de emoción. Es mi poeta favorito.
Y hoy como estoy en fase creciente y optimista, permíteme pensar que los héroes han encontrado un lugar mejor para desarrollar su obligación. Que estamos muy faltos de ellos, pero de los de verdad. Y que la huelga general servirá también para renovarse. Y que hay brujas buenas y los dragones están más guapos con sus fauces apagadas.
Y para terminar decir que debe ser cierto eso de no resistir la soledad de las pantallas y por eso mismo, esta tarde voy a ver si os puedo volver a saludar a Rosa y a ti en vivo y en directo.
Te mando un abrazo.
Un placer llegar hasta aquí.
Con tu permiso te agrego a "mis otros mundos".

Anónimo dijo...

Los hèroes no han dejado de bañarse en el jardín de las princesas , no, lo que ocurre es que ellas son mujeres "liberadas" o sea , trabajan fuera y dentro de la casa , y ya no tienen tiempo para peinarse las trenzas en el reflejo de las charcas.Y ellos ,claro, acostumbrados a ser el centro del universo, se han vuelto invisibles a los ojos de ellas.- ¡"PROBRETICOS"!!!!! No importa la huelga general de las buenas intenciones porque, si sólo son eso , intenciones y no hechos , ¿para que sirven ?
Rosella

Santiago Solano dijo...

Tan distraío estaba con la lectura de tus poemas, estimao Manue, que no me había fijao en ese espacio de ÚLTIMAS LECTURAS. La verdad, tiés que tené la cabeza muy amueblá pa que te quepa todo eso dentro.
Gracias.
Te leo.
Te sigo.
Eres un faro encendido, en la noche, para este barco llamao ESCRITORES EN RED.

Gracias, amigo, por todo.

Manuel dijo...

Bienvenida, anónima F.A.P.. Para tu tranquilidad tendré que decirte que los poemas no suelen ser autobiográficos. Así que, por ese lado, me considero salvado. No puedo remediar que existan los mitos, pero creo que deben ser considerados como lo que son: Mitos. Para mi bien, las mujeres con las que tengo el gustote tratar, no son las princesas de los cuentos míticos; son seres de carne y hueso.

Y, por otro lado, debo agradecer tus piropos y excusarme contigo. Yo suelo susurrar mis poemas solo al oído de mi chica. Ella los entiende mejor, y los demás se enteran.

Gracias por tu visita.

Manuel dijo...

Ahí nos entendemos, querida Mª Carmen: en el humor. No todo poema tiene que estar cargado de tensión ni de cosas serias.

Gracias por seguir dejando tus comentarios en mi rincón: siemrpe lo enriquecen.

Un beso.

Manuel dijo...

Querida Carmen, me ha encantado verte por este rincón. Espero que nos sigamos encontrando.

Descuida, que los dragones, las brujas, las princesas y los sapos, han vuelto a su caja y reposan hasta la siguiente representación.

Un beso.

Manuel dijo...

¡Vaya, Rosalla!... Vienes dando, ¿eh?. Menos mal que mis príncipes son buenos amos de casa y mis princesas - que en efecto - trabajan dentro y fuera, siempre encuentran un momento para la coquetería, que tampoco es nada desdeñable, ¿verdad?.

Eso si, coincido contigo: pobre del príncipe que no sepa sobrevivir por él mismo.

Gracias por tu visita.

Manuel dijo...

Querido Santiago, es un enorme honor tenerte en casa.

Hace poco me decidí a poner ese apartado de las cosas que voy leyendo. Quizá es que echo de menos ese mismo “consejo” en otros blogs para ir aumentando mi propia biblioteca. Omito en él aquellos “libros de cabecera” a los que siempre voy dando vueltas.

Yo también te sigo, en esta nueva saga que llevas a cuestas y que me parece magnífica, llena de imágenes muy evocadoras. Esta mañana, sin ir más lejos, tuve un pase íntimo por Córdoba, acompañado de la sabiduría de un maestro.

ESCRITORES EN RED necesita faros, no me cabe duda. Pero, como todo buen barco, necesita un buen CAPITAN. O, lo que es lo mismo: te necesitamos.

Un abrazo entrañable, Santiago.

Santiago Solano dijo...

Pues aquí me tienes Manuel, a tu servicio, y al de todos los socios.
Un abrazo.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Insisto en el comentario al poema siguiente. ¡Te sales"
Me tienes que contar qué proyecto es ese de un libro de los "hijos del hielo" o cosa así.
Si la cosa va en esta línea puede resultar un libro espectacular.
Charlaremos en nombre de los Perros de Tíndalos, de la Sombra sobre Insmounth o de lo que sea.
Enri

Manuel dijo...

Querido Enrique, tengo que ir retrocediendo en el tiempo para encontrarte.

Ya te contaré lo de "Hijos del Hielo". En realidad son chorradas mías: una forma de agrupar materias.

Pero hablaremos, como te decía en el otro post. No ya sobre los perros o sobre Insmounth... sino sobre el mismísimo Cthulhu y el infame Necronomicón...

Un abrazo.