PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 30 de abril de 2010

Desde mi charca...


Desde la charca
presiento que no habrá
próxima luna


9 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Claro y concreto. No es que sea una mirada muy optimista cara futuro. Ojalá podamos prolongar un poco la incertidumbre...aunque si miramos cosas como las que han ocurrido incluso en pleno siglo XX y ahora en el XXI y anteriormente...el envés no es prometedor. Pero el haz es el que nos ha hecho sobrevivir.
Parece que sostienes que no es probable que duremos ni aunque Dios quisiera.
Ojalá mi interpretación sea equivocada esta vez y no quieras ir tan lejos.
Un abrazo.

Nelken Rot dijo...

Y el optimista dijo: es cierto esta noche no hay luna, pero fíjate bien en el manto de estrellas. No mires el reloj y al dar la vuelta te encontrarás con un nuevo sol.

Nelken

La Solateras dijo...

Yo le diria a la ranita que saliera de la charca.

Con luna nueva se ven mucho mejor las estrellas.

Besos astronómicos.

Jesús Arroyo dijo...

Por partes:

¿Están los cazadores en la orilla?
¿El agua está embarrada y la ranita dentro? ¿La noche se ha nublado o es la ceguera?

Sea lo que sea, "lo bueno si breve, dos veces bueno".

Manuel, un placer.

Mari Carmen Azcona dijo...

Yo creo que los presentimientos son el reflejo de nuestros miedos.
A veces, como espero que ocurra en este caso, la solución es enfrentarse a ellos, vencerlos...y la luna crecerá iluminando la charca.

Besos y abrazos.

Manuel dijo...

Os pido perdón por no haber aparecido en estos días. Entre que he tenido el ordenador de casa en situación de Cuidados Intensivos, y el finde, que he estado en vuestra tierra ocupado "full time" (que diría Nelken), no he podido hacer casi nada.

Bueno... algo hemos hecho, ¿verdad, Jesús?. Unos vinitos, unas cervezas, buena cena y muchas risas.

¡Cómo te echamos de menos, Ana!. Nos debes una, ¿eh?.

Y a nuestro particular Judas-Emilio... que no quiso ni verme. Uno que se estira y llega un viernes a tiempo de casi todo, y nada, "los amigos ya no vienen ni siquiera a saludarme..."

Por cierto, Mª Carmen, a ver si tu tambien te estiras y vienes un día, que nos conozcamos en persona y nos achuchemos un poco.

Por fin, Nelken, que esta si es "la perdida". ¿Donde te metes?. Tu no tienes excusa para no tomar unos vinos con todos nosotros, así que ve poniéndote las pilas, que te echo de menos.

LA CHARCA: ¿quién no tiene una charca?. ¿A quién no se le escapa de vez en cuando la luna, desparramándose por las cloacas?.

Yo, rana, desde el altozano de mi charca - sitio amable donde los haya - tambien, a veces, presiento que la luna se fue para siempre.

Puede ser un claro estímulo para la esperanza.

Besos a todos.

Anónimo dijo...

Desde mi ventana veo una hermosa charca, nítida, con el reflejo verde intenso de los árboles que la rodean.En la distancia, cerca , escucho el croar de las ranas en el arroyo que pasa cerca de mi casa, mientras la luna empieza a menguar con toda su belleza.Olor a azahar, a tierra húmeda por la lluvia y, de cuando en cuando , relápagos que cruzan todo el Valle iluminan sus bellas montañas. M.D.A

Manuel dijo...

Bienvenida, M.D.A. Trataré de traducir tus palabras... Pobre mortal yo!.

Tu ventana se asoma al mediterraneo, puesto que sientes el olor a azahar. No es la zona costera la que habitas, sino una zona montañosa. Y esto por dos razones: por la humedad y por tu denominación de "Valle"...

¿Por qué será que me suena a algo conocido eso de "El Valle"?.

Y quiero decirte que me alegra que mi charca sugiera otras charcas, para cada cual la suya.

Gracias por volver.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

¿También haijin? Te digo yo que te sales...
Siempre me gustó la frase que apunta Nelken. Yo la conozco en versión, creo que de Tagore, que dice: "Si lloras porque has perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas"
Pero aunque es como para convertir la frase en un soporte de vida y que está muy bien lo del carpe diem, lo cierto es que no está nada mal tampoco que sepamos que todo se irá al final a tomar por el saco. ¡Sin acritud!
Enri