PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

miércoles, 30 de noviembre de 2011

AHORA TOCA SUDAN

Por si alguien pensó que este año faltaría la crónica del viaje, allá va.

Si, amigos: este año hemos elegido Sudan para ir a bucear. ¿Por qué Sudan?. Ya se que vais a pensar que estamos locos, pero lo hemos elegido precisamente porque en esa remota zona del Mar Rojo, quizá de las más al sur, es en donde nos dicen que vamos a encontrar… TIBURONES. Y nosotros queríamos bucear entre ellos.

Pero lo cierto es que todo tiene su precio. Y no me refiero al valor en euros del viaje en sí, que cada año la cosa se pone peor. No, me refiero a la situación de este loco mundo que nos amenaza por todas partes.

Allá por el mes de Marzo, cuando empezamos a preparar el viaje, yo pensaba que las cosas estarían tranquilas. Un Sudan ya dividido en dos países que más o menos se llevan bien auguraba cierta tranquilidad. Pero no, ya no se puede prever tranquilidad en ningún sitio.

Para empezar, me dicen (a buena hora) que en Sudan impera la Sharia ( ya sabéis, esa ley islámica sagrada en nombre de la cual se hacen bastantes barbaridades ) y que, por tanto, ni se nos ocurriese llevar alcohol, porque nos podría costar un año de cárcel. Uno se queda con los ojos como platos y piensa “pero, oiga, que yo no soy musulman”; a nadie le importa. Así que ya estoy mentalizado a que mi whisquicito de por las noches, en este viaje, no existirá.

Pero lo que ha estado a punto de hacernos desistir del ansiado viaje no ha sido Sudan ni la Sharia. Ha sido la situación de Egipto y, concretamente, la situación en El Cairo. Porque nuestro vuelo, por esas cosas de “no hay billetes”, hace una escala de casi dos días en la capital. Pues bien, nuestro hotel para esas dos noches se encontaba bien cerca de la Plaza Tahir y comprenderéis que nos está la cosa para bromas. Así que nos hemos trasladado junto a las pirámides y hemos hablado con un taxista (Jorge el egipcio) para que nos lleve a algún sitio en el que se pueda estar sin miedo a los tanques del ejército, que de la población yo, particularmente, no temo nada.

Para mas zozobra, de regreso, la noche del 10 al 11 de Diciembre, volvemos a estar en El Cairo. Esta vez exiliados en un hotel del aeropuerto. ¡Viva el turismo!.

Habréis comprendido que, en este viaje de buceo 2011, lo menos peligroso son los tiburones tigre, ¿verdad?. Pese a la imagen que os dejo, juro que prefiero unos cuantos de estos antes que un solo musulmán Sharia en mano o un militar egipcio con semiautomática montada.

En cualquier caso, a la vuelta os lo contaré.



9 comentarios:

La Solateras dijo...

Estoy segura de que lo vais a pasar de cine, en el sentido literal de la palabra.

Gracias por la publicidad.

Un besazo enorme para los dos.

Ángeles Fernangómez dijo...

Jo, que miedo da el tiburón..., pero si es que os metéis en unos fregaos... No, es coña. Todo os saldrá estupendo, estoy segura. Los países islámicos están ahora en plena revolución. Ahora les toca a ellos la rebelión. Y va a ser duro (está siendo duro). Tened cuidado, eso sí. Muchos besos y mucha suerte. Ya contaréis.

Pluma Roja dijo...

Interesante post. Cuando estuve en el Cairo todo era paz y tranquilidad pasé unos dias encantadores entre ruinas y egipcios. Con una esplendorosa luna, como jamás la había visto. Por ahora, ni loca llegaría.

Linda crónica.

Saludos cordiales.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Manuel: ¿Cómo se te ocurre sumergirte en un sitio de esos, tan lejos, tan seco, tan hostil... teniendo tan cerca y tan pacífico el Pantano de El Burguillo? Un viaje lleno de emoción, este que compartes, pero también lleno de peligros. Comprendo que después de lo sabido, los tiburones y el miedo que provocan hayan pasado a un plano irrelevante, como si fuesen unos amiguetes en tarde de fiesta. Padecí lo del alcohol en Estambul. Algo incomprensible.

Cuídate mucho. Un abrazo, campeón.

Alex

Pilar dijo...

Me teneis preocupada!! es que sois... ¬¬ Espero que disfruteis muchisimo y tened cuidado! que por aquí os queremos un poco. Y la verdad es que, visto así, lo del tiburón se hace pequeño en cuanto a peligros...
Buen viaje amores!!
Besos mil!

LimCo-21 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mari Carmen Azkona dijo...

Qué razón tienes, Manuel, los tiburones sólo atacan cuando se sienten amenazados o tienen hambre, sin embargo los humanos...En fin, ya sabes, “donde fueres, haz lo que vieres”

Sé que seréis prudentes, que lo pasaréis genial ( qué envidia, nadar con tiburones) y que nos traeréis el mejor de los regalos: vuestro regreso.

Besos y abrazos.

Laura Caro dijo...

¡¡Buen viaje, pareja!!
Vosotros si que sabéis darle a la vida emociones fuertes...

Un abrazo ENORME.
Nos vemos el catorce.

CARMEN dijo...

Aunque ya estaréis casi de vuelta espero que lo hayáis pasado estupendamente, yo os he echado de menos¡¡.

Un abrazo