PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 25 de noviembre de 2011

INVENTARIO PARA EL “DEBE”



Cuando vuelva del invierno
..............daré
los pasos necesarios a mi calle.
El riego que merece la aridez
del pensamiento.

Daré un respiro
a la verdad debida
y a la una y cuarto
sus rarezas

Por si alguien tiene deudas que yo debo
le dejo en estas líneas
el pago de su angustia.

A quien pueda deber un trago
Le dejo mi botella medio llena

Mi sexo empobrecido a las amantes
y las actas de un juicio mal ganado
para aquel que dudó de mi victoria.

Soy solo quien he sido.
Ni tus medias pudieron rescatarme
de esta locura
ganada a pulso con los años.

Ahora despierto cuando el sol calienta
me duermo cuando el whisky se termina
Escribo a veces
y me acuesto con todos mis fantasmas.

No dejo que la piel se me haga vieja
ni falto nunca al quinto mandamiento.

Acabo por dejar este legado:

Un árbol sin regar
el libro medio escrito a medio hacer
y el hijo que no tuve de tu vientre
quizá por tarde o por desidia.

Me quedo con la vida a media asta
el cáncer de pulmón que augura mi galeno.
Una hipoteca;
ideas emborronadas
dejándose la piel entre tus muslos
y solo un horizonte:

vivir hasta morir, a tumba abierta.

10 comentarios:

Pilar dijo...

Y dejas un escalofrío recorriendome. Mira que me gusta este poema! Gran acompañamiento para mi viernes casero, es muy tu, muy cercano.

Un beso cielo

CARMEN dijo...

Pues te digo otra vez que cada vez que lo leo, me emociono y cuando lo escucho,que lo he hecho, más.

Todos debemos hacer un balance.. gracias, Manuel.

Emilio Porta dijo...

Lo importante es equilibrar el libro Diario, que es como se llama en Contabilidad al libro que señala las entradas y salidas. Finalmente todos tenemos que hacer balance. Te aseguro que, a lo que conozco, tu haber supera amplíamente al debe. Así que, para nosotros, los que te leemos, hay claro superavit. Como literato ejerciente, como médico, y como persona. Que eres grande, amigo.
(Magnífico poema, dicho sea de paso)

Mari Carmen Azkona dijo...

Querido Manuel, como ya te dije no me gusta hacer balances, debo ser un poco extraña, pero es que me duelen demasiado las perdidas...¿Poner en la balanza cada decisión?, eso sí, pero, tras asumir las consecuencias cerrar la cuenta...Aunque tras leer tu poema, quizás debería hacerlo. No por mi computo personal, sino por estos versos:

“Por si alguien tiene deudas que yo debo
le dejo en estas líneas
el pago de su angustia.”

Eso si me importa, el dolor, la angustia... que pudiera ocasionar.

Sí, quizás deba replantearme mi visión. Mientras tanto, disfruto emocionándome con tus versos que me dan positivo en tu recuento, e intentaré, “Vivir hasta morir, a tumba abierta”

Enhorabuena, Manuel, me has dado una gran leción.

Besos y un fuerte abrazo.

La Solateras dijo...

Poema que va in crescendo desde el primer verso hasta el brillante final, como si se fuera alimentando de sí mismo.

Estupendo, Manuel.

Un beso grande

Laura Caro dijo...

Este es otro de tus grandes poemas, Manuel.
Digo, como los anteriores, que si tienes alguna deuda, queda difumindad por todo lo que adiario das.
Un beso gigante, compi.

Nines Díaz dijo...

Yo me quedo con estos versos, Manuel, que me parecen sencillamente admirables:

"Me quedo con la vida a media asta
el cáncer de pulmón que augura mi galeno.
Una hipoteca;
ideas emborronadas
dejándose la piel entre tus muslos
y solo un horizonte:
vivir hasta morir, a tumba abierta"

Un abrazo.

Mila Aumente dijo...

Querido Manuel, este es un poema que al leerlo me produce escalofríos. En él haces un gran recorrido por este mundo a veces tan complicado. Y como bien dices, llegado el comienzo del "invierno": "Soy solo quien he sido. Ni tus medias pudieron rescatarme en esta locura ganada a pulso con los años". Creo que esos maravillosos versos signífican la realidad de la vida... A estas alturas "de la película" nada ni nadie puede hacernos ser quienes no somos. Nuestra identidad la llevamos grabada en la mente y en el alma. Y no existirá invierno, por frio que sea, que pueda borrarla.

En mi humilde opinión, creo que es de lo mejor que has escrito. FELICIDADES.

Rosa dijo...

Creo que este poema entra en el grupo de los grandes cariño, es realmente bueno... Por lo demás, y dejando de lado algunas cosas que no pienso aceptar, el recorrido me seduce (jajaja!).

Un beso con la admiración que no cesa

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

¡Así! ¡A tumba abierta!