PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

viernes, 23 de abril de 2010

23 de Abril

Como este canto, canción o libro - que nada importa desde donde se lea - os dejo mi homenaje a la lectura, al canto, a la expresión que nos une... Al libro, en fin, que es nuestro pan.


La canción es la amiga
que me arropa
y después me desabriga;
la más clara y obscura,
la más verde y madura,
la más íntima
la más indiscreta.
La canción me da todo,
aunqe no me respeta:
se me entrega feliz
cuando me viola.
La canción es la ola
que me eleva y me hunde,
que me fragua
lo mismo que me funde.
La canción compañera,
virginal y ramera, la canción.

Comenzamos un día
por los tiempos
de siempre y todavía;
comenzamos felices
a juntar cicatrices,
como buenas señales de los años,
y, peldaño a peldaño,
levantamos paisaje
sin excusa, sin ruego
y sin ultraje.
¿Quién se atreve a decirme
que debo arrepentirme de la esperma quemante
que me trajo?
Porque sangra de abajo
yo no vendo ni rajo mi pasión.

Entre drama y comedia
he llegado trovando
a la edad media;
torpe, pero sincero,
aún no soy caballero
(y que el cielo
me libre de cordura)
No me embriaga la altura
ni me aburren los sueños;
no es por moda que estallo
y que me empeño.
El amor sigue en brete
y el camino a machete,
más no lloro por tal
ni me amilano,
si conservo mis manos,
mi sudor y el humano corazón.

(Silvio Rodriguez. Compañera)

6 comentarios:

ALEJANDRO dijo...

Querido Manuel, me uno en tu homenaje a la lectura, a través de ese canto de tu amiga que compartes. Gracias, generoso.

Hoy es un día grande, de fiesta compartida, de lecturas dedicadas, de esencias contenidas; hoy es un día muy especial, con dedicatoria sentída, con abrazos y recuerdos antes y después de la partída.

Me voy, Manuel, por las calles de mi barrio, a ver si pongo un poco de alegría cantando estos versos de tu amiga.

"Comenzamos un día
por los tiempos
de siempre y todavía;
comenzamos felices
a juntar cicatrices,
como buenas señales de los años,
y, peldaño a peldaño,
levantamos paisaje
sin excusa, sin ruego
y sin ultraje".

Un abrazo

Alex

Pilar dijo...

Me encanta el dia del libro!! es uno de mis dias favoritos! Me sumo a tu homenaje, yo me he vuelto a casa con la obra completa de Miguel Hernández, no teníamos nada de él y ahora lo tenemos todo! jajaj.
Un besooo

Rosa dijo...

No he podido resistirme a retraso unos minutos mi viaje, para dejarte un comentario, porque me ha encantado encontrar tu homenaje a este día.

Aunque me maten los catalanes, El Día del Libro lo asocio desde hace un tiempo con Burujón… Tal vez porque este mismo día, de hace seis años, cambió mi vida en un encuentro poético en ese pueblo tan especial ya, para algunos de nosotros. Gracias y mi mejor rosa para ti.

Jesús Arroyo dijo...

Y... ¿qué no se merece el libro? amor correspondido que siempre espera... aunque quieto esté en el estante del librero, esperando la entrega.

Dices que es pan, ¡cierto! pensemos que hoy comemos gracias a aquel libro de hojas amarillentas.

Un abrazo, Manuel.

Manuel dijo...

Alex, Pilar, Rosa, Jesús, me encanta haber tenido algunos amigos para celebrar este día que, a mi también, como dice Pilar, me encanta.

Y si encima tienes cerca alguien a quien regalar una bonita rosa, tanto mejor. Yo he tenido esa suerte: Mi rosal dio su primera flor exactamente ese día, cuando ella llegaba a casa...

¿No es curioso?.

Emilio Porta dijo...

Yo he "ojeado" ( de mirar) este libro con retraso, no en lectura, sino en su apostilla...Pero no hay tiempo pasado que no esté en el presente, ya sabemos, y viceversa con respecto al futuro. Por eso Silvio y, Pablo Milanés también, nos acompañan cantando lo que leemos.
Y también lo hicieron - este año no pudo ser - en ese lugar de La Mancha parte de arriba - de cuyo nombre siempre querremos acordarnos.