PINCHA EN LAS PESTAÑAS PARA VER EVENTOS Y LIBROS

martes, 20 de abril de 2010

Limites



El sueño limita al sur
- por debajo -
con tu continente.

Al norte ya no limita.
Allá arriba solo viven
Dios y el cielo raso:
¡ellos sabrán!.

El resto son
límites imprecisos que tú administras
según venga el calendario.

16 comentarios:

Pilar dijo...

Escuchando a Serrat (que mira que te gusta y que me gusta) disfruto con tu poema que de nuevo se presta a interpretaciones, pero yo tengo la mía y si sigues así yo me dejo convencer de lo que sea!! jajaj.
Besos mil

Juliana González dijo...

Llevaba más de una semana alejada de la blogosfera, por eso no había visto tu entrada anterior con Juliette en primer plano -que no de fondo-. Y hoy que lo he visto he recordado, cómo no, tus manos en la guitarra sacando de oído esta hermosa canción, en el Jerte, y mi malísima voz intentando entonar esa letra que me gusta tanto. ¡Gracias por recordarme ese momento!
Decirte también que me han encantado estos Límites. Y fíjate que no me gustan las fronteras. Quizá solo me sobra el “por debajo”. Un límite interesante pero peligroso. :)
Un abrazote!

Rosa dijo...

Los sueños no se limitan casi nunca,sobre todo si los diriges tú.

Ya echaba yo de menos esta entrada ... Mira que te has hecho de rogar cariño, pero mereció la pena.

Manuel dijo...

Me gustó poner esta canción de Serrat para esta entrada. Creo que lo que más me gusta es aquello de "sería fantástico que me hubiese equivocado...", y lo que sigue. Es todo un breviario de la vida cotidiana.

Y tienes razón: se presta a interpretaciones. Es algo que me gusta de este poema. Así será más de otros que mío en la medida en que se interprete.

Pero vale: déjate convencer...

Manuel dijo...

Que alegría tenerte aqui, Julianita. Acabo de visitar tu blog. Me parece que has hecho una crítica tan interesante de "Alicia" que posiblemente la enlazaré como entrada en el mío, si te parece bien.

Tu, que eres más del Sur que del Norte, debes entender ese límite, por debajo, con tu continente. Sabemos que siempre fue peligroso, pero no por eso dejamos de vivirlo.

Lo mismo que sé entenderás el "no límite" con el Dios del Norte... O con el cielo raso.

Y me siguen gustando los límites imprecisos, los que quedan sin definir.

Gracias por tu cercanía. Un beso.

Manuel dijo...

Rosa, la inmensidad del Sur hace que ese límite con el continente constituya un ámbito eterno... en realidad, sin límites.

Por alguna razón que no puedo explicar, este poema me deja satisfecho. Sin mayores pretensiones ha dicho lo que quiere decir.

A veces los poemas tienen vida propia, ¿verdad?.

Gracias por ser tú. Un beso.

Emilio Porta dijo...

La vida es pura interpretación, cuánto no más la poesía. Pero todo es interpretación cuando una cosa sale de las manos ( y la mente y el corazón ) del autor. En tu - magnifico - poema, parece que el Sur es más humano y cálido...y el Norte más frío...y más "divino" cual entelequia absurda, habítaculo del Supremo ser ese que yo no entiendo ni calculo.
Es una pieza de las que me gustan: me lleva a pensar...y hacerla mía, como lector.
El agnosticismo da mucho de sí en Literatura, sobre todo si se confronta con la realidad elegida y querida. En eso eres muy positivo, curandero del alma, médico del cuerpo.
Un fuerte abrazo Manuel.

La Solateras dijo...

Pues si a tí te deja satisfecho, no se hable más, Manuel. A mí me gusta, me parece concreto y preciso como los límites. Si acaso, estoy con Juliana en el "por debajo".

Muchos besos

Manuel dijo...

Me tenéis preocupado, ¿eh?.

Cuando tres escritoras de la talla de Juliana, Solateras y Rosa (en privado), me decís que ese "por debajo"... no se, no se..., es que algo pasa.

Emilio, tú que eres hombre de bien, ¿qué opinas?. Yo acabo de poner esa frase entre guiones, porque desde que colgué el poema sabía que faltaban comas o lo que fuese. ¿Qué tal así?; ¿mejora?.

El comentario de Emilio explica bastante de la intención que quizá (no se si va por ahí) había quedado algo desdibujada. "El Sur también existe... pero allá abajo... abajo...". Hay muchos poemas que inspiran este, como aquel del Martí que canta, entre otras cosas, a las "... mancebas del astuto Norte...".

Lo mejor es teneros aqui y conocer vuestras opiniones que me sirven de mucho. Gracias Ana, gracias Emilio, por acompañarme.

Besos.

Emilio Porta dijo...

Pido perdón humildemente...pero a mi me gusta el "por debajo". Y me dice exactamente lo que quiero leer. No se si es lo que el autor quiso remarcar... pero me parece un acierto jugar con esa intención tan sugerente... para mí, en un doble sentido: por debajo del sueño...y por debajo del sur...o sea en esa capa freática de la mente que a veces se indentifica con la geografía...y con la sensación interior, mezclando, en dos palabras, interior y exterior. A mi el poema me parece esplèndido. Y , además, formalmente, la pausa, intencionada, de "por debajo", apoya el verso de arriba y abre la puerta del de abajo. También a nivel formal.
Y sí, entre guiones ya queda para caerse de espaldas.
Yo creo "marcar" precisamente, es lo que intentas.
Eso creo.
Pero...pero, que quieres que te diga. Debe ser que mi mente - calenturienta - ve intenciones subliminales y perversiones directas e indirectas de emociones y conceptos ocultos.
No sé. Acláramelo tú ahora.
Igual me equivoco. Esto de la poesía y la crítica es muy subjetivo.
Y que conste que a las opinadoras, tus y mis, queridas amigas, las tengo un enorme respeto.
Y en muy alta estima.

Port

Anónimo dijo...

E PUR SI MOUVE...
Galileo Galilei

(aunque las malas lenguas dicen que no lo dije. Lo dije. Pero, de todas formas, si no lo dije por miedo a la hoguera, lo pensé)

La Solateras dijo...

Primero me había sonado un poco redundante al sur y por debajo juntos. Pero volviéndolo a leer le descubro una intención erótica -debajo de tu falda, que diría Sabina- que me suliveia. A veces una está más tonta...

Besos otra vez.

Anónimo dijo...

Vaya, ya somos dos, Ana...no es sólo mi mente calenturienta. Y eso que yo lo dije, no sólo en ese sentido...sino en un doble y más amplio sentido...Esto me reconforta como lector...

Port

Manuel dijo...

Mira que sois buenos!.

A mi es que el Sur de las cosas me tira mucho. Será que soy más bien hijo del infierno que del cielo.

Gracias a ambos, Ana, Emilio, por acercaros a mis noches.

Besos indiscriminados.

Mari Carmen Azcona dijo...

Manuel, no hay geografía más real que la personal de cada uno.
En ella nosotros ponemos los límites y las fronteras, si es que debe haberlos, donde pensamos, deseamos...o sentimos, que deben estar.

Un beso y gracias por el poema.

Manuel dijo...

Gracias a ti, Mª Carmen, aunque muy tarde, ya ves.

La geografía del Sur va en mi piel, como la luz en mis ojos. Así que no me resulta dificil intentar un canto a todo lo abrupto que hay en esas latitudes.

Un beso.